La ciencia del amor y la compasión (Parte 2)

¿Cómo afecta a nuestra salud ser amorosos y compasivos hacia nosotros mismos y hacia los demás?

Sabemos que el entrenamiento en amor bondadoso y en compasión nos benefician a diferentes niveles: moldear nuestro cerebro para sentir más empatía y fomentar nuestra inteligencia emocional disminuye diferentes índices que potencian enfermedades físicas y mentales, aumenta nuestro volumen de materia gris en el cerebro, frena el deterioro de nuestros telómeros, ayuda a sentirnos conectados con los que nos rodean, previene las respuestas reactivas y desadaptativas al estrés de la vida cotidiana y refuerza nuestro sistema inmune. Aquí, exponemos algunos estudios que muestran todos estos beneficios. 1. Disminuye síntomas depresivos y de Trastorno de Estrés Post-Traumático Un estudio realizado por Kearney et al. (2013) demostraron cómo un curso de meditación de doce semanas enfocado en el entrenamiento de amor bondadoso pudo reducir síntomas de depresión y de Trastorno de Estrés Postraumático en veteranos de guerra diagnosticados con TEPT. 2. Aumenta el volumen de la materia gris en nuestro cerebro Los estudios de Leung et al. (2013), Lutz et al. (2008) y Lee et al. (2012) plasman cómo este tipo de entrenamientos meditativos aumentan el volumen de materia gris en áreas relacionadas con la regulación emocional. 3. Beneficios en la respuesta fisiológica ante el estrés Frena la disminución la longitud de los telómeros – un marcador biológico del envejecimiento-. Sabemos que el estrés acorta la longitud de los telómeros (pequeños pedacitos de nuestro material genético, cromosomas, que son un marcador biológico del envejecimiento). Así, Hoge et al. (2013) demostraron que las mujeres con experiencia en meditación de amor bondadoso tenían una longitud de los telómeros relativamente mayor, comparadas con mujeres de su misma edad. 4. Conexión Social Klimecki, Leiberg, Lamm and Singer (2013) observaron cómo el entrenamiento en meditación de amor bondadoso aumentó la respuestas empáticas hacia el estrés de los demás. Además, vieron un aumento en las experiencias afectivas positivas. 5. Disminuye índices de autocrítica (fomenta amabilidad hacia uno mismo) Un estudio realizado por Shahar et al. (2014) muestra cómo la Meditación en amor bondadoso fue eficaz para las personas autocríticas reduciendo sus niveles de autocrítica y síntomas depresivos. Además observaron una mejora en los niveles de autocompasión y emociones positivas. Estos cambios se mantuvieron tres meses después de la intervención 6. También es beneficioso en pequeñas dosis Hutcherson, Seppala y Gross (2008) observaron el efecto de una pequeña dosis de meditación enfocada en el cultivo del amor (practicando una sola sesión de corta duración, inferior a 10 minutos). En comparación con un grupo control que le fue asignada una tarea muy parecida, solo unos pocos minutos de meditación enfocada en el cultivo del amor bondadoso aumentaron sentimientos de conexión social y positividad con desconocidos. 7. Impacto a largo plazo Un estudio realizado por Cohn et al., (2011) encontró que el 35 % de los participantes de una intervención enfocada en el cultivo de amor bondadoso que continuaron meditando, experimentaron una mejora en los índices de emociones positivas quince meses después de la intervención. Las emociones positivas se correlacionaban positivamente con el número de minutos dedicados a la meditación diaria. 8. Beneficios en sistemas hormonales y inmunes En otro estudio Pace et al., (2010) muestran cómo los resultados de diversos estudios en personas sanas sugieren que estas técnicas centradas en el cultivo de la compasión y amor bondadoso pueden influir de manera positiva en el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal y en el sistema inmune, fomentando patrones emocionales, conductuales y físicos saludables. 9. Amor bondadoso, compasión y cáncer Un estudio realizado por Doods et al., (2015) mostró cómo un programa de entrenamiento en compasión de base cognitiva es una intervención efectiva y beneficiosa y altamente satisfactoria para el bienestar psicológico de las supervivientes de cáncer de mama. 10. Amor bondadoso, compasión y salud física y mental Hoffman, Grossman, & Devon (2011) lo resumen de manera clara afirmando que los programas de entrenamiento en compasión y amor bondadoso pueden proporcionar recursos y herramientas útiles para tratar y prevenir diferentes tipos de dificultades psicológicas (recursos para relaciones interpersonales, reducción de la sintomatología depresiva, reducción de la ansiedad social, conflictos maritales, gestión del enfado y lidiar con las dificultades de ser cuidador). Además, Hohki & Hoffman (2015) observaron cómo un grupo que tenía un entrenamiento en compasión experimentaban menores niveles de emociones negativas comparándolo con un grupo que seguía una intervención de naturaleza cognitivo-conductual.

La ciencia del amor y la compasión (Parte 2)

¿Cómo afecta a nuestra salud ser amorosos y compasivos hacia nosotros mismos y hacia los demás?

Sabemos que el entrenamiento en amor bondadoso y en compasión nos benefician a diferentes niveles: moldear nuestro cerebro para sentir más empatía y fomentar nuestra inteligencia emocional disminuye diferentes índices que potencian enfermedades físicas y mentales, aumenta nuestro volumen de materia gris en el cerebro, frena el deterioro de nuestros telómeros, ayuda a sentirnos conectados con los que nos rodean, previene las respuestas reactivas y desadaptativas al estrés de la vida cotidiana y refuerza nuestro sistema inmune. Aquí, exponemos algunos estudios que muestran todos estos beneficios.

1. Disminuye síntomas depresivos y de Trastorno de Estrés Post-Traumático

Un estudio realizado por Kearney et al. (2013) demostraron cómo un curso de meditación de doce semanas enfocado en el entrenamiento de amor bondadoso pudo reducir síntomas de depresión y de Trastorno de Estrés Postraumático en veteranos de guerra diagnosticados con TEPT.

2. Aumenta el volumen de la materia gris en nuestro cerebro

Los estudios de Leung et al. (2013), Lutz et al. (2008) y Lee et al. (2012) plasman cómo este tipo de entrenamientos meditativos aumentan el volumen de materia gris en áreas relacionadas con la regulación emocional.

3. Beneficios en la respuesta fisiológica ante el estrés

Frena la disminución la longitud de los telómeros – un marcador biológico del envejecimiento-. Sabemos que el estrés acorta la longitud de los telómeros (pequeños pedacitos de nuestro material genético, cromosomas, que son un marcador biológico del envejecimiento). Así, Hoge et al. (2013) demostraron que las mujeres con experiencia en meditación de amor bondadoso tenían una longitud de los telómeros relativamente mayor, comparadas con mujeres de su misma edad.

4. Conexión Social

Klimecki, Leiberg, Lamm and Singer (2013) observaron cómo el entrenamiento en meditación de amor bondadoso aumentó la respuestas empáticas hacia el estrés de los demás. Además, vieron un aumento en las experiencias afectivas positivas.

5. Disminuye índices de autocrítica (fomenta amabilidad hacia uno mismo)

Un estudio realizado por Shahar et al. (2014) muestra cómo la Meditación en amor bondadoso fue eficaz para las personas autocríticas reduciendo sus niveles de autocrítica y síntomas depresivos. Además observaron una mejora en los niveles de autocompasión y emociones positivas. Estos cambios se mantuvieron tres meses después de la intervención

6. También es beneficioso en pequeñas dosis

Hutcherson, Seppala y Gross (2008) observaron el efecto de una pequeña dosis de meditación enfocada en el cultivo del amor (practicando una sola sesión de corta duración, inferior a 10 minutos). En comparación con un grupo control que le fue asignada una tarea muy parecida, solo unos pocos minutos de meditación enfocada en el cultivo del amor bondadoso aumentaron sentimientos de conexión social y positividad con desconocidos.

7. Impacto a largo plazo

Un estudio realizado por Cohn et al., (2011) encontró que el 35 % de los participantes de una intervención enfocada en el cultivo de amor bondadoso que continuaron meditando, experimentaron una mejora en los índices de emociones positivas quince meses después de la intervención. Las emociones positivas se correlacionaban positivamente con el número de minutos dedicados a la meditación diaria.

8. Beneficios en sistemas hormonales y inmunes

En otro estudio Pace et al., (2010) muestran cómo los resultados de diversos estudios en personas sanas sugieren que estas técnicas centradas en el cultivo de la compasión y amor bondadoso pueden influir de manera positiva en el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal y en el sistema inmune, fomentando patrones emocionales, conductuales y físicos saludables.

9. Amor bondadoso, compasión y cáncer

Un estudio realizado por Doods et al., (2015) mostró cómo un programa de entrenamiento en compasión de base cognitiva es una intervención efectiva y beneficiosa y altamente satisfactoria para el bienestar psicológico de las supervivientes de cáncer de mama.

10. Amor bondadoso, compasión y salud física y mental

Hoffman, Grossman, & Devon (2011) lo resumen de manera clara afirmando que los programas de entrenamiento en compasión y amor bondadoso pueden proporcionar recursos y herramientas útiles para tratar y prevenir diferentes tipos de dificultades psicológicas (recursos para relaciones interpersonales, reducción de la sintomatología depresiva, reducción de la ansiedad social, conflictos maritales, gestión del enfado y lidiar con las dificultades de ser cuidador). Además, Hohki & Hoffman (2015) observaron cómo un grupo que tenía un entrenamiento en compasión experimentaban menores niveles de emociones negativas comparándolo con un grupo que seguía una intervención de naturaleza cognitivo-conductual.

@

No activo recientemente