Cómo Virupa se iluminó en una vida y por qué después solo usó taparrabos

 

Virupa (‘el Feo’) era el mayor erudito del siglo VII, pero durante años su meditación no parecía funcionarle. Una noche, se iluminó. Después dejó todo para ser un yogui errante. Hoy, la escuela sakya practica su profundo y eficaz sistema de meditación, el Lamdré. La peculiar historia de Virupa me prueba que, quien persevera, se libera.

Los juegos de tronos para vosotros, gracias.

Virupa nació en una familia real al este de la India, pero pronto renunció a la pompa de la corte y se ordenó en un monasterio cercano. Allí dominó todas las materias y, con la bendición del abad, marchó a profundizar en sus estudios a la prestigiosa Universidad de Nalanda.

Nalanda: carrera estelar, fiasco espectacular

Allí recibió la ordenación monástica completa. Año tras año estudió y comprendió incontables enseñanzas hasta que el abad, impresionado por su maestría, lo bautizó como Shri Dharmapala (“el Glorioso Protector del Dharma”) y lo introdujo a las prácticas más privadas y esotéricas: el mantrayana.

Nalanda

La Universidad de Nalanda.

Al fallecer su maestro, años después, Shri Dharmapala fue elegido abad de Nalanda, y todos se inclinaron ante él, llenos de admiración y respeto. Durante los 24 años siguientes tuvo una doble vida: de día, era un monje modelo que enseñaba el Dharma, debatía y componía textos; por la noche, era un diligente practicante del mantra secreto.

Cuando cumplió 71 años, Shri Dharmapala estaba extrañado. No sentía la más mínima mejora. De hecho, estaba peor: había enfermado, tenía pesadillas y un dolor atroz inundaba su cuerpo.

“Debo de carecer de conexión con el mantrayana”, concluyó. “Será mejor que me limite a las prácticas comunes”. Decidido, se tomó la tarde libre y arrojó su rosario a una letrina.

El mantrayana al rescate

Vajra Nairatmya y Virupa

Vajra Nairatmya y Virupa

Una mujer lo visitó esa misma noche. Era pequeña, de piel oscura y aspecto demacrado. “Hijo, desechar tu rosario ha sido pésimo”, le dijo. “Estabas a punto de lograrlo. Yo soy tu Buda. Deberías haber meditado en mí. Ve a por tu rosario, lávalo, perfúmalo y continúa con tu meditación. Pero medita en mí.”

Al despertar, Shri Dharmapala comprendió que la mujer era Vajra Nairatmya, la consorte del Buda Jevajra. Exultante, hizo como le ordenó, y esa misma noche, en su habitación, se le apareció juvenil y enjoyada, rodeada de su mandala completo.

No hizo falta más. En ese instante, Shri Dharmapala alcanzó el primer nivel de Iluminación. Solo era el principio. Siguió practicando. La noche siguiente logró el segundo. Perseveró. Tercera noche, tercer nivel. No paró. Cuarta, cuarto. Quinta, quinto. Y en la sexta noche, conquistado el sexto nivel, ya no hubo vuelta atrás. Su Iluminación completa era inminente.

Expulsión (des)honoris causa

virupa-sentado-flores

Mientras, fuera corrían rumores. Shri Dharmapala ya no iba a clase, ni debatía, ni daba ejemplo a los jóvenes. De hecho, lo habían visto beber vino y —peor aún— rodeado de mujeres. Y era cierto, pero a medias. En realidad, el alcohol era una ofrenda ritual. ¿Y las mujeres? Las Budas del mandala de Vajra Nairatmya.

La asamblea convocó a Shri Dharmapala para explicarse. La reputación de Nalanda peligraba. El abad acudió puntual. Solo llevaba un taparrabos. Horrorizados, los monjes no necesitaron más y lo expulsaron para siempre. Shri Dharmapala aceptó y, tras devolver sus hábitos, proclamó:

“Soy el feo y desnudo. Soy Virupa”.

Nalanda se le había quedado pequeña. Necesitaba un reto. Con la universidad a sus espaldas, Virupa adornó su cuerpo con flores y emprendió su nueva carrera. Ahora era un yogui errante.

Virupa, Señor de los Yoguis

Virupa vagó sin cesar por el sur de la India. El sol quemó su piel y ganó peso, dándole una apariencia temible. Meditó en bosques, ciudades y templos, y atrajo la atención de reyes y yoguis, dioses y campesinos. Sin embargo, fueron sus métodos los que le dieron la fama.

Virupa-kanha

Virupa y Kanha

En sus viajes descubrió comunidades espirituales que sacrificaban cientos de animales a los dioses. Consciente de sus nefastas consecuencias, Virupa usó todo tipo de medios airados para sobrecoger sus corazones y desgarrar sus engaños. Fue ferozmente efectivo. Cada comunidad que lo conoció se volvió vegetariana.

Su mayor logro, sin embargo, fue su legado. Virupa recibió, dominó y transmitió el Lamdré (‘Camino y su Fruto’), un sistema de meditación capaz de llevar al practicante, sea quien sea, hasta la Iluminación. El Lamdré fue una de las ocho carrozas que se exportaron de India a Tíbet, y se ha transmitido de maestro a discípulo en la escuela sakya hasta la actualidad.

Y aunque Virupa influyó a miles, solo dejó dos discípulos:

  1. Dombipa, un barquero del Ganges que, tras seguir a Virupa durante meses y recibir unas breves instrucciones, también logró el sexto nivel de Iluminación.
  2. Kanha, un exasceta, recibió las enseñanzas completas y detalladas del Lamdré (los Versos vajra), que seis generaciones después llegarían a Tíbet y a la escuela Sakya.

Según la tradición, Virupa terminó sus días disolviéndose en una estatua de piedra, de cuya mano emanaba un líquido que volvía todo oro. Pero eso importa poco. El auténtico impacto de Virupa, el duradero, fueron sus enseñanzas y ejemplo. Aunque quizá, también, lo fue su taparrabos.

Y a ti, ¿qué te ha parecido Virupa? ¿Conoces otros santos de conducta excéntrica? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

comentarios

  1. Buddhist from South

    La historia o leyenda de Virupa es un poco mas extensa que esto, sobre todo su actividad airada conviertiendo viejo templos y reinos de culto a determinadas Devas del Hinduismo. Esas partes son mas polemicas pero para mi son la esencia de la sabiduria loca de un Mahasiddha.
    Gracias. Saludos.

    *N.aparte. Un mala no es un «rosario», y esa castellanisacion me parece abominable, pero si eligen castellanisar tendrían que pone llri darmapala.

  2. Neyoni

    Ahora si he quedado curiosa…, animada, de seguir investigando…. Gracias Buddhist from South 🙂 . Entonces: IIri darmapala 🤔 mmm puedo inferir el significado en castellano…, pero podrías definirlo más por favor?
    Nuevamente gracias!

  3. Gerardo Montes Autor Post

    Hola Buddhist from South:

    Gracias por tus sugerencias, son muy valiosas. Te respondo en orden:

    1. Así es, la biografía de Virupa incluye episodios sobre sus actividades airadas y milagros para corregir algunas visiones erróneas hinduistas. Sin embargo, he preferido enfatizar la transformación que hizo en sí mismo y cómo ha ayudado al resto a seguir sus pasos. Eso es lo que —al menos a mí— me inspira a seguir sus pasos. (Y en cualquier caso, se puede consultar su biografía completa en los enlaces del texto.)

    2. Tienes razón: un mala no es un rosario. Decidí usar esa palabra para agilizar la lectura al lector no especializado. Gracias de todas maneras por la sugerencia, valoraré usar «mala» en el futuro. Quizá sea momento de normalizarlo.

    3. ¿Me puedes aclarar la sugerencia de la fonética, por favor? ¿Debería sonar «Llri» como la «ll» de «lluvia» y y la «ri» de «río»?

    Un saludo.

  4. Neyoni

    Por favor, poco a poco… es de muchísima utilidad, para nosotros los inexpertos, la utilización de palabras más familiares, aunque no se correspondan del todo en sentido concreto, etimológico o profundo… Es una riqueza sin límites poder manejar términos holgadamente, aplicando intuición (como condición natural del ser humano basada en la lógica), abre espacios al diálogo, a la integración, y a correspondencia de mitologías comparadas, búsqueda del hombre-alma devocional. Es un honor palpar tanto amor en dar, educar… Gracias… 💗 Conmovida…

  5. Gerardo Montes Autor Post

    Neyoni, gracias por tus palabras. Me resulta muy útil para saber qué vocabulario usar cuando escribo.

  6. Buddhist from South

    Hola Gerardo muchas gracias por tu respuesta.
    Gracias por tomarte la molestia de aclarar tu criterio al escribir el articulo.

    Con respecto a la palabras propias del Budismo, por ejemplo podrias poner wl nomvre original y a continuación entre parentesis explicar lo que es en dos o tres palabras. Es una idea nada mas.

    Teniendo en cuenta que no se sánscrito, hasta donde se la fobetica sería exactamente como la escribistes.
    Consecuentemente se me ocurre, Bodhicitta pasa a escribirse Bodichita y el Buddha Shakyamuni como Budda Llaquiamuni. ( la doble dd en Budda se mantiene puesto que en sánscrito correctamente pronunciado suena casi como una T.
    Bueno, disculpen las molestias y saludos.

  7. Gerardo Montes Autor Post

    Hola Buddhist from South:

    Gracias a ti por la sugerencia de los paréntesis, es buena idea. La única pega es que ralentiza el ritmo de lectura, especialmente en artículos más narrativos. Lo tendré en cuenta para el futuro.

    Respecto a la fonética, «Buda» ya está aceptado por la RAE y todo el mundo lo pronuncia así. Shakyamuni se pronuncia como se escribe, porque en tibetano también la pronuncian así «Sha». Y bodhichitta hay varios criterios actualmente (con o sin «h», una o dos «t»). De momento me inclino por la que he usado, por ser pronunciable y fiel al original.

    Un saludo,

  8. Elsa

    » Cada comunidad que lo conoció se volvió vegetariana.» Gracias Virupa ….seguimos intentándolo …