Inicia sesión

Cómo el hatha yoga te acerca al camino espiritual

La práctica del hatha yoga no es solo una práctica física, es una técnica milenaria repleta de herramientas que nos puede conducir al desarrollo espiritual. Ofrece muchos beneficios, no solo a nivel corporal, también en lo emocional y mental. 

Como en todo, el ego puede corromper dicha práctica, pero cuando la hacemos con una aspiración pura y genuina puede convertirse en un método que nos acompañe día a día en el camino, acercándonos a la meta final.

 

Contenidos

  1. ¿Qué es el hatha yoga?
    1. La literatura clásica en el hatha yoga
    2. Técnicas psicofisiológicas de la práctica
  2. ¿Cuáles son los beneficios del hatha yoga?
    1. A nivel físico
    2. A nivel mental
  3. ¿Cómo funciona el hatha yoga?
  4. Algunos paralelismos con la práctica budista
    1. Atención plena y respiración consciente
    2. Superar obstáculos físicos, emocionales y mentales
    3. Entrenarse en la disciplina
    4. Cultivar la sabiduría
    5. Encuentro con el camino del medio
  5. La inspiración para practicar

 

1. ¿Qué es el hatha yoga?

La palabra sánscrita yoga se refiere a un enorme conjunto de valores espirituales, actitudes, preceptos y técnicas que se originan en la India, incluso antes de los tiempos del Buddha.

Una rama de este sistema es el hatha yoga, que comenzó a surgir en el siglo VI e. c. En sánscrito significa ‘disciplina de fuerza’, la que busca el equilibrio entre las polaridades que se hallan en nuestro interior: ha —la más activa, que se asocia con la energía del sol— y tha —que se vincula con la introspección y la relajación, y que está relacionada con la luna—.

Hoy en día el hatha yoga es el yoga más difundido por todo el mundo. 

a. La literatura clásica en el hatha yoga

Los textos de hatha yoga contienen la esencia de las experiencias de generaciones y generaciones de grandes maestros. Estas experiencias fueron transmitidas oralmente durante siglos hasta que finalmente aparecieron en forma escrita. 

La mayoría de ellas consisten en versos cortos en sánscrito con una explicación. Lo más destacable es que cada generación de maestros de yoga realiza nuevos comentarios para ajustarse a las necesidades de los tiempos y al nivel de evolución de los estudiantes.

La literatura clásica que hoy conocemos sobre la práctica es:

Hatha Yoga Pradipika (Luz sobre Hatha Yoga). Incluye instrucciones sobre la práctica de las posturas, ejercicios de respiración y técnicas de purificación, así como una descripción de las diferentes energías en el cuerpo —el prana—.

Gheranda Samhita (Compendio de Gheranda). Se dice que es el más enciclopédico de los tres textos. Se concentra en los ejercicios para la limpieza de los órganos internos.

Shiva Samhita (Compendio de Shiva). De autor anónimo, está escrito en forma de diálogo entre el dios hindú Shiva y su consorte Parvati. Entre otros temas, cubre una serie de conceptos filosóficos, asanas, meditación, prana, la importancia del gurú, los cuatro caminos del yoga, varios métodos de liberación y cómo superar los obstáculos hacia la emancipación.

b. Técnicas psicofisiológicas de la práctica

Para entender el hatha yoga —no solo como posturas físicas— es necesario conocer las técnicas psicofisiológicas que incluye.

Posturas (asanas)

Un asanam (singular de asana) es un ejercicio que coordina la concentración, la respiración y la consciencia del espacio (la propiocepción). Es un estado de conciencia o un asiento mental que se refleja en el cuerpo. Actualmente, en hatha yoga se escucha la expresión ‘habitar el cuerpo’ vinculada a la consciencia corporal para activarlo y/o relajarlo en cada movimiento. 

Hoy, la práctica de asanas se ha simplificado al ridículo y se presta mucha atención a la postura física. Sin embargo, es esencial recordar que la postura mental es tan importante o más que el aspecto físico, ya que es a través de ella que llegamos a la unión del cuerpo y de la mente, otro de los significados de la palabra yoga

Gestos psíquicos (mudras o sellos)

Se realizan con las manos y/o con todo el cuerpo con el objetivo de hacer fluir las corrientes de prana o fuerza vital.

Técnicas de respiración (pranayama)

Estas controlan y expanden el prana que subyace y sostiene toda manifestación de vida. Desde esta perspectiva, una respiración yóguica no sería tanto una técnica específica —de las cuales existen decenas—, sino ‘un medio para’ y también una prueba de la correcta circulación del prana en los diferentes niveles del sistema vital del practicante. 

Ejercicios de purificación interna (shatkarmas)

Son seis tipos de prácticas que aseguran la salud física y el flujo libre del prana por todo el cuerpo. Algunos ejemplos son jala neti la limpieza nasal y jiva sodhana la limpieza de la lengua—. Se explican ampliamente en el Gheranda Samhita

****

Recordemos que las asanas y el resto de las técnicas son el preámbulo —el entrenamiento de cuerpo y mente— que precede a la meditación sentada. Si no podemos sostener una postura física, ya sea sentado en el suelo o en una silla, o incluso tumbado —en caso de enfermedad o dolencia específica—, será muy difícil aplicar determinadas técnicas de meditación.

Meditación

Meditar nos permite entrenar la mente en la atención, la calma y la lucidez, el contentamiento interior, la compasión, etc. 

Las técnicas psicofisiológicas del hatha yoga están destinadas a aumentar gradualmente nuestro dominio físico y mental. Todas, en su conjunto, son necesarias si queremos cultivar la realización, un estado de paz. 

La mente y el cuerpo no están separados, ambos se afectan mutuamente, reconociendo que el cuerpo físico tiene sus límites y, sin embargo, la mente es infinita.
 

2. ¿Cuáles son los beneficios del hatha yoga?

Hatha yoga es una ciencia que busca el bienestar, la paz interior, e implica un estilo de vida que se compromete con la observación de pautas éticas, principios de convivencia-interdependencia y nutrición adecuada.

Una práctica holística, y sobre todo habitual, generará los ya conocidos beneficios para la salud de la mente, del cuerpo y del espíritu. Abundantes son los estudios científicos —así como los relatos de primera mano— que documentan estas ventajas. Aquí describimos las más significativas. 

a. A nivel físico

▪ Aumentar la fuerza y resistencia muscular, la flexibilidad y fortaleza cardiorrespiratoria

▪ Disminuir la fatiga

▪ Mejorar el equilibrio y la movilidad

▪ Prevenir y revertir la pérdida ósea

▪ Aliviar dolores físicos

b. A nivel mental

▪ Disminuir el estrés fisiológico y el percibido

▪ Reducir formas de ansiedad

▪ Mejorar la habilidad de sostener la atención y la memoria

▪ Mejorar las funciones ejecutivas, el control inhibitorio, la memoria funcional y la flexibilidad mental. Estos procesos mentales permiten regular pensamientos, emociones y comportamientos, y son necesarios para coordinar las actividades de la vida diaria, controlar el estado de ánimo e implementar objetivos deseados a largo plazo.

 

3. ¿Cómo funciona el hatha yoga?

Durante la práctica de hatha yoga ‘se viaja’ entre el ha y el tha, ya que se suele iniciar con saludos al sol o surya namaskar —para calentar y activar el cuerpo—, y finalizar con una relajación o shavasana.

A través de una serie de técnicas, desarrollamos nuestra conciencia corporal: nos enfocamos en la respiración, en las sensaciones físicas, en la distensión muscular, en la estabilidad y en la presencia. 

Poco a poco, empezamos a darnos cuenta de la fuerza vital, del prana que se mueve dentro del cuerpo. 

También observamos nuestra actitud ante diferentes estados mentales —de exceso o debilidad, de agitación o sopor— y contemplamos cómo afrontamos cada postura en la esterilla. Este aprendizaje consciente lo podemos trasladar también a la forma de movernos y de reaccionar en la vida cotidiana. 

Con una entrega y un esfuerzo justo, abordamos los objetivos básicos de la práctica de cada técnica. La sinergia entre cuerpo y mente nos ayuda a detener el diálogo interno y a instalarnos en el silencio.

Por leve que creamos que es, en una sesión de hatha yoga trabajamos sutilmente a nivel físico, energético y mental, lo que nos lleva a una interiorización y a una receptividad propicia. Así, transformamos el ejercicio físico en una vivencia meditativa de autoconocimiento . 
 

4. Algunos paralelismos con la práctica budista

a. Atención plena y respiración consciente

Uno de los aspectos de hatha yoga que me cautivó desde el principio fue la conexión casi instantánea entre un estado de presencia y la atención

Es la atención plena en un único objeto, de forma unidireccional y durante el tiempo suficiente la que nos lleva a ese estado de presencia. Esta comienza en la parte más burda o física, a través de la respiración consciente.

Sin atención, no hay yoga. Sin embargo, al aplicarla, hay conciencia y presencia. Aquí y ahora.

b. Superar obstáculos físicos, emocionales y mentales

El cuerpo no miente y es a través de él que podemos reconocernos. Durante una sesión de hatha yoga podemos identificar nuestras limitaciones físicas, emocionales y mentales, y apreciar también nuestras fortalezas al comprobar cómo nos movemos en el espacio externo e interno. Con honestidad y escucha podemos observar y contemplar el estado que habitamos, lo que sentimos, lo que pensamos. 

Esto se refleja en:

▪ la relajación o la tensión de los músculos

▪ la concentración o no sobre la respiración

▪ si la mirada está enfocada o no en el objeto elegido

▪ si la atención está en las sensaciones corporales o no

▪ si la mente está sosteniendo comparaciones o juicios —puedo/no puedo, valgo/no valgo; soy mejor/peor que… etc.— o pensamientos involuntarios que nos alejan del presente

Poco a poco, aprendemos a escuchar las sensaciones psicofísicas y a percibir con la conciencia táctil si hay dolor, tensión o si lo que percibimos es un estado emocional aflictivo que se puede neutralizar con respiración consciente y con los ajustes necesarios.

c. Entrenarse en la disciplina

Si además somos capaces de practicar con unos horarios regulares, establecemos un puente para adiestrar cuerpo y mente en la virtud. Así es cómo una práctica puede dar su fruto, un paso hacia el gran logro, entendiendo ‘logro’ como el reconocimiento de nuestro potencial de cambio.

d. Cultivar la sabiduría

Durante la sesión nos entrenamos en la sabiduría que comprende la importancia de una correcta alineación en el asana, la correcta respiración, el correcto drishti —enfoque de la mirada—, el correcto descanso y el correcto pensamiento a través de yamas y niyamas —los códigos éticos—. A todos estos aspectos les sumamos la sabiduría de la compasión amorosa que no lucha por la obtención de un resultado inmediato, sino que comprende el proceso. 

e. Encuentro con el camino del medio

La práctica de hatha yoga nos da amplias oportunidades de entrar en posturas donde percibimos ‘incomodidad’. Y, ante ellas, ¿qué hacemos?, ¿nos rendimos?, ¿nos conformamos con otra postura más fácil?, ¿o nos esforzamos violentamente?

En cada situación tenemos que reconocer nuestros puntos fuertes y nuestros límites; y tomar las medidas apropiadas en función de nuestra realidad física y mental presente, corrigiendo nuestras exigencias o debilidades egocéntricas

El resultado será fruto de la constancia, del entusiasmo y de la práctica amable. Y este entrenamiento en la esterilla va adiestrando la mente para cualquier situación de la vida.  
 

5. La inspiración para practicar

Al inicio de la clase se puede reflexionar sobre por qué y para qué estamos practicando hatha yoga. En ese momento, tenemos la oportunidad de establecer un sankalpa —una motivación correcta—, que nuestra práctica nos ayude a poner el cuerpo y la mente al servicio de crear causas y condiciones para la felicidad de todos los seres. Y, para quienes comparten esa aspiración, quizás esta acabe siendo el mayor estímulo para volver a la esterilla de yoga una y otra vez.

Cada práctica termina con shavasana —que literalmente significa ‘la postura del cadáver’—. En ella morimos y soltamos lo viejo, lo que no nos sirve para el despertar. Y retomamos la sesión empoderados y conmovidos por el potencial infinito de nuestra mente-corazón. 

Es en la relajación final donde integramos todos los beneficios y nos adentramos en un viaje hacia el inconsciente, soltando el cuerpo físico y acercándonos al cuerpo sutil. 

En los momentos finales de shavasana —cuando la mayoría de cuerpos y mentes están relajados y presentes— se puede introducir alguna reflexión filosófica, recordar la semilla de la bodhichitta e invitar al compromiso de cultivarla, propiciando las mejores condiciones para que siga creciendo. 

Tras esa conexión, es recomendable finalizar dedicando los méritos para que cualquier beneficio obtenido en la práctica sirva para la completa y perfecta iluminación de todos los seres. 

Este maravilloso viaje desde el ha hacia el tha se traduce en una mente más calmada y lúcida, más amorosa y compasiva, que comprende la interdependencia de todos estos factores. Y también en poder disfrutar de un cuerpo fuerte y flexible, más saludable y puesto al servicio de los demás. 

¿Te gustaría practicar hatha yoga con esta aspiración? Te animo a emprender este viaje de autoconocimiento desde el corazón de la bodhichitta para caminar por el sendero del bodhisattva.

 

Namaste

 


 

¿Tienes una práctica de hatha yoga en tu vida diaria?

¿Cómo te ha ayudado en el camino espiritual?

¡Cuéntanoslo en los comentarios!

 


 

Lana Skulmoski

Lana Skulmoski

Myriam Mas Pesquero

Instructora de Hatha Yoga y Ayurveda. Licenciada en Ciencias Económicas, especializada en cooperación internacional al desarrollo y gestión de ONGs. Formada en Permacultura, Antroposofía y pedagogía Waldorf.

15 comentarios

  1. 🙌agradecimiento por el artículo 🧘🏼será de gran beneficio para muchas personas.
    ¡Muchas gracias por compartir conocimientos tan beneficios y valiosos 💙 animarnos a cuidar nuestra salud!
    Namaste🙏🧡

  2. Concuerdo en absoluto con todo lo publicado y gracias, por dedicar tiempo para hablar de esta maravillosa tecnica, que es mas que eso, se convierte en un estilo sano de vida, esto lo comento desde mi experiencia de casi 25años practicando yoga, dando clases y formando docentes en yoga. Muchas gracias al equipo Paramita, y un saludo Namaste a la Sra Profesora, Miryan Mas Pesquero, mis reverencias. Soy Krishna Damcho, desde Uruguay, Circulo de Estudios Punta del Este.

  3. Gracias por el artículo! Muy interesante…
    Realmente, cuán beneficioso es realizar un práctica de yoga previo a la sesión de meditación. Además de incluir una oración qué nos motive para la práctica o un sankalpa.
    Vengo implementando el vinyasa yoga. No he experimentado con hatha yoga.
    Dharma-abrazo a todo el equipo Paramita.

  4. Es muy adecuado como se explica y cómo se hace el paralelismo, muchas gracias!, donde puedo comenzar a hacer HAtaYoga, se los afradeceria desde México.

  5. Muchas gracias Myriam por ser una inspiración , por tu generosidad, entusiasmo, paciencia, amor bondadoso y por tu amable dedicación en la enseñanza de la práctica de hatha yoga. Enhorabuena por este excelente artículo. Un abrazo fuerte

  6. Gracias por la información. desearía hacerte una pregunta.
    Respecto al yoga tibetano y era por saber si el yoga tibetano y el budismo tibetano tienen alguna conexión y si se podría practicar ambas.
    Muchas gracias.

  7. Enhorabuena Myrian por este artículo. Me ha gustado mucho, es muy motivador.
    Muchas gracias 🙏🏽

  8. Gracias ,por estos artículos tan interesantes .
    Me gustaría,poder hacer yoga con una profesora como tú .
    Vais hacer yoga a través del equipo Paramita ?
    Gracias por tus conocimientos
    Namaste .

  9. Gracias Myriam!!! por tus clase de hatha yoga y el articulo, son muy beneficiosas 🙏🤍

  10. Mil gracias Myriam por este maravilloso artículo. Agradezco mucho está información tan clara y precisa sobre el valor del yoga en general, y como se complementa con la práctica budista.

  11. Hola.
    Gracias a todos por vuestro feedback y comentarios.

    Es hermoso saber que algunos de los compañeros de sangha y amigos de Paramita valoramos el poder de adiestrar los cuerpos para ponerlos al servicio de la mente y de todos los seres. Muy bello compartir este “medio hábil” con ustedes.

    Los que ya practicáis, incluso sois instructores os animo a seguir haciéndolo desde el corazón altruista, recordándonos cada día porque y para que practicamos 😉.

    Los que recién empezáis y/o queréis comenzar la aventura del autoconocimiento a través de hatha yoga os invito a buscar escuelas genuinas donde poder hacer clases presenciales.

    Si os interesaran clases online, actualmente también ofrezco. Podemos contactar vía mail: [email protected] a vía mi página web: https://www.bodhisattvasyoga.com/

    Un saludo.

    Myriam

  12. En respuesta a Loli Martin, generalmente en los retiros anuales de Paramita, cuando la duración y tematica del retiro lo permiten, si que compartimos clases de hatha yoga presenciales con los participantes del retiro y también residentes.

    Sobre todo cuando son retiros largos, de mas de un fin de semana, los cuerpos lo agradecen mucho 😉.

    El pasado año hicimos un retiro de hatha yoga y meditación que tuvo buena aceptación y lo disfrutamos mucho. Quizas se vuelva a repetir🤸🏽‍♂️🧘🏽.

    Os iremos informando a través de la web Paramita🙏🏽.

    Un saludo🤍

  13. Gracias por otro artículo útil y de beneficio para todos ❤️

Deja una respuesta