! DESPIERTA TU POTENCIAL ¡ Teléfono (+34) 965 760 777 secretaria@paramita.org
La paramita de la generosidad

Publicado: Oct 7, 2022

La generosidad es la primera paramita y la que tiene aspectos más fáciles de comprender y practicar. Pero ¿te has planteado qué es ser realmente generoso?, ¿qué dificultades conlleva y qué beneficios nos aporta? En las enseñanzas sobre la generosidad me maravillaron las sutilezas que implica: no se trata de dar por dar, se trata de algo muy profundo y, al mismo tiempo, muy hermoso.

1.  El significado de la generosidad

Como todas las paramitas, la generosidad es un estado mental, en este caso una disposición a dar. La generosidad, pues, es un estado interno que en su expresión ideal o perfecta debe tener la actitud de dar todo a todos. Ahora bien, en nuestra situación actual tenemos que dar de acuerdo a nuestros recursos y aptitudes –sin forzarnos a dar más de lo que psicológicamente estemos preparados– hasta que mejoremos y podamos entregarnos completamente, es decir, cuando haya una perfección de la capacidad interna. 

La generosidad es la primera de las paramitas por ser la más accesible, ya que siempre tenemos algo que compartir por muy pobres que seamos –alegría, paz, conocimiento…–. Tiene un efecto doble: por un lado, elimina o nos libera de nuestras dependencias mundanas, de nuestros apegos en el mundo; por otro lado, aporta las condiciones propicias para el desarrollo espiritual. 

Nos ayuda a adaptarnos y a aceptar el cambio dado que, al dar, reducimos nuestra visión de que aquello que tenemos nos pertenece indefinidamente. 

De alguna manera, todo empieza con la generosidad, la generosidad espiritual, que quiere decir un estado noble donde estamos dispuestos a rendirnos, a ofrecer, a compartir lo mejor de nosotros con los demás, todo lo que esté asociado con nosotros.

2.  La generosidad como paramita

Tal como vimos en el artículo anterior, para que un acto generoso califique como paramita es necesario que esté inspirado por la bodhichitta, respaldado por la comprensión de la vacuidad y sellado por la dedicación de méritos. Además, debe de tener las cuatro cualidades y estar libre de los siete apegos.

Las cuatro cualidades que califican a la generosidad como paramita

a) Un acto generoso debe eliminar su opuesto, la mezquindad, en el sentido de no esperar recompensa de ningún tipo –física o emocional–.

b) Además, debe comprender la carencia de existencia inherente de personas y fenómenos. La generosidad nos vincula con la ecuanimidad, ya que en realidad no estamos dando a alguien para ponerlo a nuestro nivel, estamos actuando en armonía con la necesidad de todos de encontrar una felicidad genuina. En el momento en el que hay cristalización del resultado, le añadimos una carga emocional que implica una existencia inherente de ese resultado, es decir, que existe de forma independiente.

c) También debe ser capaz de satisfacer las necesidades espirituales de los demás. Así, la generosidad nos ayuda a crear las condiciones materiales para el desarrollo espiritual.

d) Y, finalmente, debe ayudar a progresar en el camino de tres maneras:

  • Cambio de conducta. La generosidad nos ayuda a aceptar mejor que, en realidad, no hay nada ‘nuestro’; lo que tenemos es solo circunstancial.
  • Interés por el camino espiritual. Si damos lo que sea con una actitud desinteresada –libre de mezquindad– y con la motivación correcta, desde esta visión espiritual incrementaremos nuestro interés por el camino espiritual y el de los que nos rodean.
  • Progreso en el camino espiritual. El acto de dar, si no conlleva interés, creará un hábito en nosotros y ayudará en la práctica de otros.

Los siete apegos de los que la generosidad debe estar libre

a) Para ser verdaderamente generosos no debemos tener apego a las posesiones o a las riquezas materiales. Por tanto, cuando damos debemos soltar completamente eso que damos.

b) Cuando veamos una situación en la que sea necesario dar, debemos hacerlo sin postergarlo a un futuro indefinidamente, libre del apego a posponer.

c) Muchas veces cuando damos algo nos sentimos satisfechos por esa acción. Pero si estamos apegados a sentir satisfacción inmediata por ello, esa no es la generosidad real.

d) Tampoco debemos esperar una recompensa en esta vida.

e) Y ni siquiera una recompensa en vidas futuras.

Estos dos últimos se basan en el apego a recibir un retorno, es decir, hay que dar sin expectativas de que vayamos a salir beneficiados.

f) El siguiente es estar libre del apego al opuesto de la paramita –a la mezquindad–.

g) Y, el último, estar libre del apego a las distracciones. Por una parte, que el acto de dar sea algo que nos aleje de una motivación altruista por ser un mecanismo de compensación egocéntrico que alimente la especulación –en el que prioricemos nuestra iluminación por encima de la de los demás–. Por otra parte, las distracciones pueden ser el pensamiento conceptual –que realmente hay un yo que da, un tú que recibe y una acción del que da hacia el que recibe–.

3.  La práctica de la generosidad

Su práctica se puede abordar en tres pasos.

Entrenar nuestra actitud

Primero debemos tener una disposición a dar y, con ella, neutralizar el miedo que nos hace retener excesivamente. Aquí hay dos aspectos que son complementarios:

  • Ser feliz de tener la oportunidad de dar –por ejemplo, ante un mendigo– porque eso nos permite ser generosos. Dicho de otra manera, una situación, que en principio la vemos como desagradable –el rechazo inicial que puede producir ver a un mendigo–, es importante transformarla para que nos permita integrar la generosidad en nuestro desarrollo espiritual. 
  • Ver al mendigo como un buddha. Esto nos posibilita comprender la divinidad que hay en él, viéndolo como si ya estuviese iluminado y nosotros rindiéndole tributo, homenaje y alabanzas.

Entrenarnos con acciones

Esa cosa que más te gusta, esa, dala primero. –Shantideva

Cuando damos no debemos tener preferencias, nuestra generosidad tiene que estar imbuida de ecuanimidad, de imparcialidad; tampoco estar esperando ocasiones especiales, es prioritario ser constantes en nuestra generosidad. Finalmente, es necesario dar sin reservas en lo que damos y en lo que no damos. 

Entrenarnos gradualmente

Aquí es importante no forzarse. Hay que dar un paso, sí; si nos exigimos dos, tropezamos. Así, la acción en sí es el recipiente. Y solo sirve en la medida en que nos conmueve, que nos transforma por dentro. Por tanto, debemos dar hasta el punto de no arrepentirnos, de no sentir la pérdida. Pero, al mismo tiempo, también ser muy honestos, ya que “si siendo capaces, no damos lo que se nos pide, dañamos el voto de bodhichitta”.

4.  La generosidad de ofrecer

El verbo ‘dar’ implica o señala la importancia del agente, de la persona que está dando. En cambio, si utilizamos como ejercicio el verbo ‘ofrecer’, entonces estamos explorando una posibilidad, estamos viendo lo que puede ser útil y se lo presentamos al otro, lo ponemos a su disposición; y el otro, el que recibe, tiene el poder de elegir, de tomar lo que quiere y como quiere. Esto es mucho más modesto, menos pretencioso.

Por lo tanto, todo lo que hagamos tratemos de hacerlo de una manera humilde, sin imposiciones. La generosidad debe ser una expresión del soltar, del desapego, donde presentamos y damos acceso a algo valioso, un recurso que sea beneficioso. La motivación debe ser buena, querer ayudar, beneficiar a los demás; lo que ofrecemos tiene que ser algo noble; y es necesario que todo se haga con los mejores modales y disposición.

Para indagar más en la práctica de esta virtud trascendental de la generosidad te invitamos a apuntarte y a investigar en los siguientes cursos, ambos sin coste y online:

El camino de las Paramitas

La enseñanza La Generosidad para cultivar un corazón iluminado está disponible desde el 24 de septiembre de 2022.

Las 37 Prácticas de los Bodhisattvas

cuya práctica 25 El máximo soltar con la práctica de la generosidad también está disponible en Youtube.

¡No te los pierdas!

¿Cómo se expresa en ti la generosidad? ¿En qué te sientes generoso? ¿Tienes alguna experiencia en la que la generosidad te haya ayudado a entender y a adaptarte mejor al cambio? 

¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Jordi Solé es profesor de la Universitat de Barcelona en Oceanografía, Energía y Clima. Divulgador científico sobre temas ambientales y de recursos energéticos, profesor de taichi y estudiante de filosofía y meditación budista. Es autor en el blog de divulgación sobre temas ambientales y energéticos, Tempus fugit.

Próximos eventos 

Calendario de Eventos

L Lun

M Mar

X Mié

J Jue

V Vie

S Sáb

D Dom

1 evento,

5 eventos,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

2 eventos,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

2 eventos,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

2 eventos,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

1 evento,

0 eventos,

1 evento,

1 evento,

0 eventos,

0 eventos,

0 eventos,

0 eventos,

0 eventos,

1 evento,

0 eventos,

7 Comentarios

  1. rosinabm

    Muchísimas gracias por compartir éste link. Me ha sido de mucha ayuda.

  2. YesheMarita

    Gracias Jordi que precioso y profundo . ¿Cómo se expresa en mi la generosidad? Uno ve la entrega y la disposición en esa entrega; sinembargo un elemento esencial es la humildad… «… todo lo que hagamos tratemos de hacerlo de una manera humilde…» Lo haz mencionado! Eso es valioso comprenderlo y desarrollarlo para nuestro crecimiento interno, gracias!!!! un abrazo desde Bolivia, Marisol y Luis

  3. Ngawang Kunga Dolkar

    Muchisimas Gracias Jordi. Como siempre magistral!!

  4. Carmen

    Muchas gracias,
    Enriquecedora explicación, e inspiradora, pues con esta comprensión es más sencillo llevar a cabo un acto generoso y genuino.

  5. Jordi Solé

    @Yeshemarita. Muchas gracias Marisol y Luís por el comentario, coincido con vosotros en la importancia de la humildad. Un abrazo muy grande.
    @Ven. Kunga. Gracias a ti por leer el post y por el comentario. Un Dharma-abrazo.
    @Carmen. Muchas gracias por el comentario y por la lectura del artículo me alegro de que te haya inspirado este resumen de las palabras de Lama.

  6. saucefrondoso

    La generosidad no debe ser forzada. Dar 1 paso y sentir que lo que se da es sin esperar beneficio. Queno sea calculada. La acción de dar.

  7. Jaime

    Gracias!

Enviar un comentario

Otras publicaciones que podrían interesarte