¿Qué es el karma? 3 claves que puedes aprender del budismo

 

El karma define nuestro presente y articula nuestro futuro. El problema es desconocerlo. El gran descubrimiento del Buda fue comprender cómo los seres crean su realidad. Aprender qué es el karma nos muestra que no somos los espectadores de nuestra vida, sino sus directores.

1. La gran responsabilidad: el karma es causa.

Karma significa ‘acción’ en sánscrito. Cada acción física, verbal y mental que hacemos causa un resultado futuro. Por ejemplo, beber (karma físico) sacia la sed, hablar (karma verbal) comunica ideas y planear (karma mental) organiza las vacaciones. Con esa base tenemos que saber diferenciar entre qué es el karma positivo y el negativo.

El Buda señaló que si una acción parte del apego, la aversión o la ignorancia, la causa que crea (su karma) es negativa. Si la acción parte del opuesto de estas aflicciones, el karma es positivo. Y si no hay intención —caminar, dormir, estornudar, etc— el karma es neutro. La intención define la acción.

Imagínate, por ejemplo, a una señora gritando a un niño. El niño se acaba de burlar de sus gafas nuevas, y ella le grita motivada por la ira. Su karma (verbal) es negativo. Pero si el niño iba a tocar un enchufe, ella le grita para asustarlo y salvarlo. Su motivación es compasiva y su karma —pese al llanto del crío— es positivo.

Una vez hecha, la acción se acumula en la mente. Su karma permanece en potencia, como una semilla, hasta que se reúnan las causas y condiciones necesarias para manifestar su resultado. En el Sutra de los consejos al rey, el Buda dice:

“[…] oh rey, ni las propiedades, seres queridos,
parientes o amigos siguen al moribundo.
Pero adonde vaya esa persona,
sus actos la siguen como una sombra.”

2. No culpes al karma: solo es el resultado.

Todo es nuestro karma. Ser humanos, nuestros gustos, éxitos y problemas, la ciudad que habitamos, la familia y amistades que tenemos, las experiencias que vivimos y las que no vivimos, nuestra esperanza de vida y hasta la caca de paloma en la camisa nueva son el resultado de una acción pasada.

que es el karma resultado

Imagen: freevector.com

Entonces, ¿el karma es justo? La clave está en ampliar el horizonte temporal. La mente, según el budismo, no tiene principio: hemos nacido, vivido y muerto incontables veces, y hemos hecho muchas, muchas cosas, buenas y malas. Olvidarlas no nos libra de sus consecuencias. Todo vuelve.

Tanto para la desgracia como para la fortuna, el karma es infalible. Su lógica, como muestra el Buda, es sencilla:

“Según la semilla plantada
así es la fruta recolectada.
Quien hace el bien recoge el bien,
quien hace el mal, el mal recoge.
La semilla es plantada y es su fruto
lo que es saboreado.”

3. La gran oportunidad: el karma es energía.

El karma no es destino. Errar no implica un castigo ineludible, ni una virtud un beneficio limitado. Hay posibilidad de cambio. Por ejemplo, haber plantado cicuta por error no nos obliga a saltear la ensalada con ella. Y si plantamos una piña de Heligan no tiene por qué quedarse en lo anecdótico. Podemos aprender a cuidarla y multiplicarla.

Entendamos el karma como energía. Si lo identificamos, podemos potenciarlo, transformarlo o eliminarlo. Las acciones pasadas son modificables y las del presente están en nuestras manos. Esta es la garantía, como proclama el Buda, de toda felicidad futura:

“Si […] lo que un hombre o mujer cosecha en esta y las vidas futuras se corresponde con sus actos presentes y pasados, entonces hay [posibilidad de una] vida espiritual que permite la extinción de todo dolor.”

El karma es una ley natural. Nadie escupe al cielo y culpa a la gravedad. Más bien, aprende de ella y la aprovecha. Por eso hemos preparado Cómo funciona el karma, un curso gratuito e intensivo impartido por Lama Rinchen Gyaltsen. En él explica cómo potenciar, limpiar, comprender y meditar sobre el karma. ¿Te apuntas?

Y para ti, ¿qué es el karma? ¿Has tenido alguna experiencia curiosa en la que dijeras “¡Ajá, aquí está el karma!”? ¡Cuéntamelo en los comentarios?

comentarios

  1. Mine

    En una ocasión, andaba muy estresada en un curso de ingles y entre a clase y de la nada empeze a discutir con el maestro muy fuerte, y me sali de clase, años mas tarde sin haber motivo una señora me dijo muchas cosas que me hiso llorar, y me de cuenta que estaba pagando karma.

  2. Gerardo Montes Autor Post

    Hola Mine:
    Gracias por compartir tu experiencia. Me alegra que pudieras ver la conexión entre ambos eventos, a pesar de la distancia temporal. Eso sí, ¡espero que no vuelvas a estar en una situación semajante!

  3. Silvia

    Muchas gracias!
    Muchas gracias! Muy clara la introducción al tema