Inicia sesión

Querid@ herman@, amig@, conocid@…

He comenzado esta carta con motivo de Losar, el Año Nuevo tibetano, en parte para trasladarte mis mejores deseos, en parte para compartir un poco contigo.

Para la mayoría de nosotros la felicidad consiste en los buenos momentos que disfrutamos y/o compartimos con otros. Sin embargo, creo haber percibido que para los maestros y algunos practicantes la felicidad se corresponde más con un vector, una forma de encarar la vida.

Como S. S. el Dalái Lama señala: “La felicidad no es algo ya hecho. Viene de tus propias acciones”. Con esta cita quiero invitarte a que lo investigues por ti mism@, ya que estos dos enfoques son diferentes y tienen sus consecuencias.

Si la felicidad viene ya dada, el objetivo principal es sacarle el mayor jugo posible a la vida. Pero si la felicidad se puede construir día a día con nuestras pequeñas acciones, entonces el objetivo es trabajar en nosotros y en nuestras acciones.

Todos en la vida encaramos dificultades y subidas y bajadas dependiendo de distintos factores. Pero el considerar que la felicidad a largo plazo puede estar en nuestras manos y en el cómo actuamos y gestionamos los desafíos, sin lugar a dudas nos empodera y puede dar un sentido más profundo a nuestras vidas, ayudándonos a construir una felicidad cada vez más estable y duradera, menos dependiente de las circunstancias.

Cuando observo a mis maestros —principalmente el ejemplo del venerable Lama Rinchen— puedo ver esto reflejado de algún modo, inspirándome para indagar yo mismo en las verdaderas causas de la felicidad, pues, de un modo u otro, todos estamos conectados con este objetivo.

Y si conseguimos conectar esa búsqueda de felicidad interna con el altruismo y con la búsqueda de la felicidad de los demás, ciertamente esto va a ser muy significativo y ventajoso a largo plazo, no solo para nosotros mismos, sino para todos los seres.

Por eso, en esta carta quiero invitarte a que te plantees, además de qué es la felicidad, también qué conexión tiene esta con la felicidad de los demás. Y, si puedes, no te conformes con lo primero que te venga a la mente, sino que trata de indagar y profundizar cada día un poquito de manera que te nutra y te empodere.

Con mis mejores deseos, especialmente ahora que comenzamos el nuevo año, e inspirado por la presencia de los bondadosos maestros y de practicantes que están tratando de dar un paso por mejorar, me despido.

Un buscador más
 


 

Si quieres saber más sobre la felicidad y la búsqueda de ella según el budismo tibetano, te invitamos a ver esta enseñanza impartida por Lama Rinchen Gyaltsen.

La Genuina Felicidad

¡No te la pierdas!

 


 

Reflexión

Y tú ¿qué consideras felicidad? 

¿Te has planteado otras definiciones de felicidad?

¿Qué repercusiones tiene tu definición de felicidad?

 


 

Jonás Quintana

Jonás Quintana

Jonás Quintana

Estudiante de psicología y también de budismo.

8 comentarios

  1. Respondiendo las preguntas de reflexión que se plantean, es una gran inspiración la frase del maestro que viene a decir
    «lo que para los seres ordinarios es felicidad, para los maestros es entretenimiento».
    La repercusión resultante es practicar el Dharma en beneficio de todos los seres para alcanzar la genuina felicidad.
    Gratitud siempre.

Deja una respuesta