La estupa: guía completa del emblemático monumento budista

 

Las estupas me fascinan desde que contemplé la que corona el segundo paso de montaña más alto del mundo.

Fue a 5.300 metros sobre el nivel del mar, durante una parada en el eterno trayecto en autobús hacia Leh, el “pequeño Tíbet” de India. Y allí, en mitad de ninguna parte, de un blanco inmaculado y con una impecable simetría que desafiaba los accidentados Himalayas, se alzaba una estupa.

A medida que continué el viaje encontré estupas en todos los enclaves budistas, ya fueran humildes o exuberantes, remotos o concurridos. Y de vuelta a Occidente comprobé, para mi alegría, que las estupas no son una exclusiva oriental, sino que están presentes en todos los monasterios y centros de retiros e, incluso, en el altar de cualquier practicante —aunque, en este último caso, en un tamaño reducido—.

Pronto descubrí que la importancia de la estupa trasciende la estética: detrás de cada una hay un intrincado proceso de construcción, un profundo simbolismo y un interior repleto de tesoros. Todo asegura que quienquiera que la contemple se inspirará y buscará en su vida la armonía que irradia.

Mi objetivo con este artículo es que conozcas a fondo qué es una estupa. De este modo, la próxima vez que te acerques a una serás consciente de la oportunidad espiritual que se alza ante ti y, en ese momento, sabrás aprovecharla al máximo.

De piedras a monumentos: breve recorrido histórico

Montículos sagrados

Túmulo de Midas (740 AEC) (Foto: Vikiçizer, CC BY-SA 3.0,)

El precursor de la estupa es el túmulo: una pila de rocas que, desde el Neolítico, se erigía sobre la tumba de un miembro importante de la comunidad. Con el paso del tiempo, las diferentes culturas sofisticaron su diseño, y en la India védica de hace 2.600 años recibieron el nombre sánscrito de stūpa (“cúmulo”).

Las estupas señalaban el lugar de entierro de un rey o un santo hinduista, para que así los fieles pudieran rendirles culto. El Buddha, que se había criado en aquella tradición, no tardó en integrarlas en su repertorio espiritual, pero rechazó los sacrificios de animales que hasta entonces habían acompañado el proceso de construcción.

La primera estupa budista

El mismo Buddha indicó los elementos básicos que debían configurar sus estupas. Ocurrió tras el fallecimiento de Shariputra, uno de sus discípulos principales, cuyos restos se habían cremado y que un devoto había guardado en su casa para rendirles culto.

Sin embargo, aquel hombre cerraba con llave su hogar cada vez que lo abandonaba, impidiendo el acceso al resto de fieles. Estos, contrariados, acudieron al Buddha para quejarse.

La solución que les propuso fue construir un relicario exterior (¡y público!) para las reliquias de Shariputra. La estructura debía constar, de abajo a arriba, de:

  • cuatro escalones
  • una base circular
  • una bóveda
  • una estructura cuadrada donde guardar las reliquias
  • un pilar central de madera (o “árbol de la vida”)
  • entre 1 y 13 discos atravesados por el pilar
  • un parasol.

Con estas instrucciones, el Buddha estableció los fundamentos arquitectónicos de las estupas budistas, incluida la suya.

estupa diagrama

Estupa tibetana (incluye una base adicional sobre la que descansan los cuatro escalones originales) (Fuente: Handbook of Tibetan Symbols and Motifs, R. Beer)

Las ocho estupas para el Iluminado

Tras fallecer el Buddha, su cuerpo fue cremado. Las cenizas y reliquias fueron divididas en ocho montones por Maudgalyana, su otro gran discípulo, que las repartió entre los ocho reyes que las reclamaban. Estos, a su vez, construyeron una estupa en los ocho lugares donde acontecieron los hitos de la vida del Buddha, y en cada una guardaron los restos de su maestro.

El paso del tiempo causó estragos en ellas hasta que Ashoka, el gran y devoto emperador indio del siglo III AEC, las reconstruyó, recuperó las reliquias que contenían y las repartió entre las 84.000 estupas que, según la leyenda, ordenó levantar a lo largo y ancho de India.

Expansión geográfica

Estilo Gandhara (siglo II AEC, Loriyan Tangai) (Foto: Caddy, Alexander E)

Los siglos se sucedieron y tanto el budismo como sus estupas se expandieron por Asia. En Gandhara (hoy Pakistán y Afganistán), su arquitectura se estilizó y la decoración se recargó, y desde allí viajaron hasta China, Corea y Japón, donde su tamaño y funciones se ampliaron hasta convertir las estupas en templos, tras lo que fueron rebautizadas como pagodas.

Las estupas también se popularizaron en Sri Lanka e Indonesia, así como en el Sudeste Asiático (donde adquirieron su actual y esbelta forma), mientras que en Nepal se mantuvo el estilo abovedado de las estupas indias.

En Tíbet recibieron el nombre de chorten (lit. “sostenedor de lo venerable”) y adquirieron, entre otros elementos, una base escalonada sobre la que alzaron la estructura original. Además, los tibetanos recuperaron la idea de conmemorar con las estupas los hitos de la vida del Buddha, por lo que establecieron que estas solo tendrían ocho diseños (uno por cada hito). Hoy se las conoce como “las ocho grandes estupas”.

Las ocho grandes estupas del budismo tibetano

Desde que el budismo se asentó en Tíbet, sus estupas y las de sus áreas de influencia (Nepal, Bután, Ladakh, Sikkim) tienen la forma de una de las ocho grandes estupas:

  1. Estupa de los lotos florecidos: conmemora el nacimiento en Lumbini (Nepal) del príncipe Siddharta, que 35 años después se convertiría en el Buddha. La estupa recibe este nombre porque el príncipe, inmediatamente después de nacer, dio siete pasos en cada una de las cuatro direcciones, simbolizando su resolución de embarcarse en la práctica de los cuatro inconmensurables.
  2. Estupa de la conquista a Mara (también conocida como estupa de la iluminación): conmemora la victoria de Siddharta, sentado bajo un árbol bodhi en Bodhgaya (India), ante las huestes de Mara, quien simboliza toda la maldad y sufrimiento del universo. Tras esta hazaña, el príncipe logró la iluminación.
  3. Estupa de la multitud de puertas: conmemora la primera enseñanza que impartió el Buddha tras iluminarse. Ocurrió en Sarnath (India) y marcó el inicio del primer ciclo de sus enseñanzas.
  4. Estupa de los milagros: conmemora los 15 días durante los que el Buddha hizo todo tipo de milagros en Shravasti (India) para inspirar a los miles de espectadores a practicar sus enseñanzas.
  5. Estupa del descenso del reino celestial: conmemora el regreso del Buddha a la Tierra (concretamente a Sankisa, India) tras pasar tres meses enseñando el Dharma a su madre en el reino celestial en el que ella había renacido.
  6. Estupa de la reconciliación: conmemora que el Buddha unificó las facciones en las que se había dividido la comunidad monástica debido a la conspiración de su primo Devadatta. La reconciliación se produjo en Rajagriha (India).
  7. Estupa de la victoria completa (sobre la vida): conmemora que el Buddha, con 80 años, alargó su vida tres meses después de que Tsundra, un devoto laico de la ciudad de Vaisali (India), se lo suplicara.
  8. Estupa del nirvana: conmemora el fallecimiento del Buddha cuando tenía 80 años, y su paso al paranirvana, el nirvana supremo, en Kushinagar (India).

 

8 estupas budismo tibetano

Las 8 estupas del budismo tibetano (Fuente: Handbook of Tibetan Symbols and Motifs, R. Beer)

Además de estos, los tibetanos añadieron un noveno estilo al que bautizaron como “estupa de Kalachakra”. Su simbolismo no está asociado con la vida del Buddha Shakyamuni, sino con las profundas enseñanzas del Tantra del Buddha Kalachakra.

Tipos de estupas

Según la función que cumplen, hay cinco tipos de estupas:

  • Estupas de reliquias: guardan los restos y reliquias del Buddha, sus discípulos y practicantes realizados.
  • Estupas de objetos: albergan las pertenencias del Buddha, sus discípulos y practicantes realizados.
  • Estupas conmemorativas: conmemoran los hitos de la vida del Buddha y sus discípulos.
  • Estupas simbólicas: representan aspectos de las enseñanzas budistas.
  • Estupas de voto personal: mejoran el karma de quien la construye e inspiran a otros a la práctica espiritual.
estupa de la paz india

Estupa de la Paz en Ladakh (India) De Simon-and-you [CC BY-SA 3.0]

Por último, un sexto tipo de estupa se ha popularizado desde mediados del siglo XX: la estupa de la paz. Se construye en puntos geográficos clave, porque su presencia:

  1. fomenta la paz y la armonía
  2. favorece la longevidad
  3. elimina obstáculos espirituales

Y aunque esta clasificación es ilustrativa, también es arbitraria. ¿El motivo? El meticuloso proceso de construcción, rellenado y consagración de las estupas garantiza que cualquier estupa desempeñe simultáneamente las seis funciones.

Cómo se construye una estupa

La construcción de una estupa, a grandes rasgos, atraviesa las siguientes etapas:

1. Preparación

  1. Elegir el lugar adecuado.
  2. Obtener el permiso de construcción del ayuntamiento y los espíritus locales (igualmente importantes).
  3. Adquirir el terreno.
  4. Preparar los cimientos: se entierran armas, monedas y jarrones llenos de ofrendas en el área que ocupará la estupa.

2. Construcción

  1. Preparar los materiales de la estupa. Estos varían según la cultura, y pueden ser, entre otros: cemento, ladrillos o madera de alta calidad.
  2. Preparar el árbol de la vida que hará de asta: se le graban mantras y se le añaden reliquias y toda clase de objetos preciosos y sagrados.
  3. Construir la base y rellenarla con multitud de mandalas, miles de mantras impresos y enrollados, cientos de figuritas de arcilla (tsa tsas) y todo tipo de ofrendas.
  4. Construir el relicario y colocar en su interior las reliquias, así como un mandala grabado en una losa de piedra o pizarra.
  5. Colocar el árbol de la vida sobre el relicario.
  6. Añadir el resto de elementos, como el Buddha que adorna el frontal del relicario.

Al terminar esta fase, la estupa queda completamente rellena de objetos sagrados, y en su interior no queda el más espacio por llenar.

3. Consagración

El maestro que ha supervisado la construcción oficia una ceremonia en la que consagra la estupa. A partir de entonces, esta irradia sus bendiciones en todas las direcciones.

Los simbolismos de la estupa

Un aviso

Entramos en terreno complejo. Y no por la falta de información, sino por la gran cantidad: no hay una sola interpretación del simbolismo de las estupas. Al contrario, esta depende de las tradiciones budistas que se consulten (shravakayana o majayana), así como de la multitud de escuelas, subescuelas y linajes que las componen.

Por este motivo, lo que sigue no es La Lista Definitiva sobre los simbolismos de la estupa, sino una relación tan válida como otras disponibles que estén bien documentadas. La referencia en la que me he basado para confeccionarla —así como la mayoría del artículo— es el Handbook of Tibetan Symbols and Motifs, de Robert Beer.

Los simbolismos de la estupa (ahora sí)

El simbolismo principal es que la estupa representa la mente iluminada. El cuerpo y la palabra iluminados se simbolizan, respectivamente, con una estatua o pintura del Buddha y con un texto de sus enseñanzas.

El simbolismo más extendido —pero que, según Beer, no está basado en ninguna fuente fiable— es que la estupa representa la purificación de los cinco elementos:

  1. El trono de leones: la tierra
  2. La bóveda: el agua
  3. El pilar con los 13 discos: el fuego
  4. El parasol y la luna creciente (esta última, solo presente en las tibetanas): el aire
  5. El sol y el trazo ascendente (ambas solo presentes en las tibetanas): el espacio.

El simbolismo más popular —pero que tampoco parece estar documentado— es que la estupa, además de la mente del Buddha, también representa su cuerpo:

estupa buda cuerpo

A mí me convence. (Fuente: Handbook of Tibetan Symbols and Motifs, R. Beer)

El simbolismo específico de cada elemento —y que sí está documentado— es extremadamente preciso. Eso sí, prepárate para un aluvión de detalles:

  1. El trono de leones: representa la supremacía del Buddha.
  2. El primer escalón: cada lado simboliza una de las cuatro aplicaciones de la atención plena:
    1. cuerpo
    2. sensaciones
    3. procesos mentales
    4. fenómenos.
  3. El segundo escalón: cada lado representa uno de los cuatro abandonos perfectos:
    1. abandonar los pensamientos y acciones no virtuosos ya generados
    2. no generar nuevos pensamientos y acciones no virtuosos
    3. potenciar los pensamientos y acciones virtuosos ya generados
    4. generar nuevos pensamientos y acciones virtuosos.
  4. El tercer escalón: cada lado simboliza una de las cuatro ramas de los poderes milagrosos:
    1. intención
    2. diligencia
    3. atención
    4. discernimiento.
  5. Cuarto escalón: sus cuatro lados y la cima representan los cinco poderes espirituales:
    1. fe
    2. perseverancia
    3. recolección
    4. concentración
    5. sabiduría.
  6. La base circular: la potencia de los cinco poderes espirituales.
  7. La bóveda: los siete factores de la iluminación:
    1. la recolección
    2. la sabiduría
    3. el esfuerzo
    4. la alegría
    5. la tranquilidad
    6. la concentración
    7. la ecuanimidad
  8. El relicario: cada uno de sus ocho lados simboliza un aspecto del noble óctuple sendero:
    1. visión correcta
    2. intención correcta
    3. habla correcta
    4. acción correcta
    5. medio de vida correcto
    6. esfuerzo correcto
    7. recolección correcta
    8. concentración correcta
  9. El asta: representa los diez conocimientos:
    1. fenómenos
    2. pensamientos de otros
    3. dharma
    4. karma
    5. sufrimiento
    6. cesación
    7. originación
    8. caminos
    9. agotamiento
    10. no acción
  10. Los diez primeros discos del asta: representan los diez poderes del Buddha:
    1. pensamiento claro
    2. responsabilidad kármica completa
    3. conocimiento meditativo
    4. percepción de las facultades de otros
    5. percepción de las inclinación mentales de otros
    6. conocimiento de las facultades mentales de otros
    7. conocimiento de todos los caminos
    8. conocimiento de todas las vidas pasadas
    9. conocimiento de todas las muertes y renacimientos
    10. conocimiento de la cesación kármica.
  11. Los tres discos superiores del asta: simbolizan las tres contemplaciones cercanas:
    1. el Buddha no siente placer cuando sus discípulos lo escuchan con respeto
    2. no siente enfado cuando ninguno de sus discípulos lo escuchan sin respeto
    3. no siente ni placer ni enfado cuando algunos escuchan con respeto y otros no.
  12. El parasol: la gran compasión del Buddha y su capacidad de impartir enseñanzas según las capacidades de los discípulos.

Por último, la cima de las estupas tibetanas encierra el siguiente simbolismo:

  1. La luna creciente: representa la aspiración a la iluminación y el aumento de la mente iluminada
  2. El disco solar: simboliza la sabiduría y la vacuidad
  3. La unión del sol y la luna: representa la coemergencia del método espiritual y la sabiduría
  4. El trazo: simboliza el ascenso de las energías vitales

Conocer estos detalles ayuda a valorar las estupas, pero no hay nada como visitar una para sentir el poder de su presencia. Si quieres saber por dónde empezar, a continuación tienes 10 renombradas opciones.

10 estupas de fama internacional

1. Estupa de Sanchi (Madhya Pradesh, India)

Foto: Suyash Dwivedi [CC BY-SA 4.0]

La Gran Estupa de Sanchi es uno de los monumentos de piedra más antiguos de la India, y la estupa más antigua del budismo. Data del reinado del emperador Ashoka (s. III AEC), mide 16 metros de altura y 36 de diámetro, y en sus orígenes albergó varias reliquias del Buddha.  Hoy es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

2. Estupa Damek (Uttar Pradesh, India)

estupa damek

Foto: GONG JIE [CC BY-SA 3.0]

La Estupa Damek se localiza en el Parque de los Ciervos (Sarnath, a 13 km de Benarés), y marca el lugar donde el Buddha impartió su primera enseñanza. De 43 metros de alto y 28 de diámetro, fue construida en el 500 EC, probablemente sobre los restos de la que erigió Ashoka siglos atrás.

3. Estupa de Kushinagar (Uttar Pradesh, India)

estupa kushinagar

Foto: myself [CC BY-SA 2.5,]

Mitad templo, mitad estupa, la de Kushinagar conmemora el lugar donde falleció el Buddha. Fue construida por Ashoka, pero cayó en desuso tras las invasiones musulmanas del siglo XIII. En 1956 fue reconstruida por el gobierno indio, y hoy alberga una estatua de 1.500 años del Buddha reclinado. Pese a lo austero de la decoración del interior, su atmósfera es extremadamente conmovedora —doy fe de ello—.

4. Estupa de Boudhanath (Katmandú, Nepal)

La estupa de Boudhanath, con sus 36 metros de altura, 100 de diámetro y los ojos del Buddha que adornan su relicario, es uno de los monumentos más emblemáticos de Nepal. Fue construida a lo largo del siglo VI y, según la leyenda, albergó entre otros tesoros, las reliquias de Kashyapa, el Buddha anterior a Shakyamuni. Hoy es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y un centro de peregrinaje para hinduistas y budistas por igual.

5. Estupa de la iluminación (Benalmádena, España)

Foto: Pedro J Pacheco [CC BY-SA 4.0]

La estupa más grande de Europa cuenta con 33 metros de alto, 26 de diámetro y está situada en el municipio malagueño de Benalmádena (España). En su interior alberga, entre otros tesoros, reliquias del Buddha Kashyapa y una figurita esculpida por Milarepa, el gran místico tibetano del siglo XI. La estupa fue inaugurada en 2003 y desde entonces se puede visitar de martes a domingo.

6. Estupa de Phra Pathommachedi (Nakhon Pathom, Tailandia)

Foto: ScorpianPK [CC BY-SA 3.0]

La estupa de Phra Pathommachedi, de 120 metros de altura y 235 de diámetro, es la más alta de Tailandia, y una de las más antiguas del mundo. Su origen se remonta a los monjes que envió el emperador Ashoka a Tailandia para expandir el budismo. Estos levantaron la estupa en el siglo II AEC, pero su forma actual data de finales del XIX, cuando fue completada gracias al patrocinio de la monarquía tailandesa.

7. Estupa Jetavanaramaya (Anuradhapura, Sri Lanka)

Foto: Ela112 [CC BY 3.0]

La estupa Jetavanaramaya fue, con sus 122 metros de altura, la estupa más alta del mundo. Fue construida en el siglo IV por la monarquía sinalesa, pero el abandono que sufrió en el siglo XI la ciudad que la albergaba la dejó en ruinas. Un siglo después, otro monarca la restauró a su altura actual (71 metros). Hoy se cree que su interior alberga un cinturón que usó el Buddha y es una de las mayores atracciones turísticas y espirituales de Sri Lanka.

8. Estupa Shanti (Leh, India)

Foto: Simon-and-you [CC BY-SA 3.0]

La estupa Shanti es una pagoda de la paz construida por budistas japoneses y ladakhis, e inaugurada en 1991 por S. S. el Dalai Lama, quien colocó en su base reliquias del Buddha Shakyamuni. Hoy es una de las mayores atracciones turísticas y espirituales de la zona, además de un monumento a los 2.500 años de historia del budismo.

9. Estupa Shwedagon (Yangon, Myanmar)

La estupa Shwedagon, con sus 99 metros de altura y bañada de oro, es la estupa más sagrada de Myanmar. Se cree que su interior guarda reliquias tanto del Buddha Shakyamuni como de los cuatro buddhas que le precedieron, así como que la construcción empezó al poco del fallecimiento de aquel. Sea como fuere, alcanzó su altura actual tras más de 9 siglos de obras —del siglo VI al XV—, y hoy es uno de los enclaves religiosos más importantes del país.

10. Kumbum de Gyantse (Gyantse, Tíbet)

Con sus 32 metros de altura, el་Kumbum de Gyantse es la mayor estupa de Tíbet. Fue construido en el siglo XV, su arquitectura representa un mandala tridimensional y su interior alberga cien mil imágenes sagradas (de ahí el nombre: ku es “imagen sagrada” y mbum es ”cien mil”). En la actualidad se está construyendo una copia idéntica en Victoria (Australia) con el nombre de la Gran estupa de la gran compasión.

Cómo usar las estupas

Una estupa es un potenciador del karma: el simbolismo, los contenidos y rituales de consagración se encargan de ello. Por eso, todas las prácticas espirituales que la impliquen —desde construirla hasta meditar cerca de ella— tienen consecuencias kármicas más poderosas. Y la favorita de los budistas es circunvalarlas.

Circunvalar (en tibetano, kora) simboliza tomar refugio en el Buddha, el Dharma y la Sangha. Para hacerlas correctamente, las koras deben implicar:

  1. El cuerpo: se camina alrededor de la estupa en el sentido de las agujas del reloj (la derecha es el lado respetuoso en Asia).
  2. La palabra: se recitan mantras u oraciones
  3. La mente: se siente que se está acompañado por todos los seres y que el Buddha está en el interior de la estupa.

Los beneficios son inmensos. Atisha, el gran maestro indio del siglo XI, los explicó así:

“Si te sientas y meditas, solo tienes la acción de la mente meditando, pero no las del cuerpo ni la palabra. En cambio, circunvalar contiene las tres acciones de cuerpo, palabra y mente. En lo que se refiere a acumular virtud, no hay mayor mérito que el de circunvalar.”

***

Y hasta aquí mi humilde guía de las estupas. Confío en que, la próxima vez que te acerques a una, serás consciente de la oportunidad que se alza frente ti. Solo te pido que, si en ese momento te acuerdas de este artículo, me envíes un selfi.

Hay tantas maneras de relacionarse con la muerte como culturas pueblan el mundo. Conocerlas nos ayuda a entender cuál es la esencia de la vida y el mejor modo de afrontar la muerte. Por eso, en el 2.º módulo de 2.º módulo de Aprendiendo a Morir descubriremos estas claves y el modo de integrarlas en nuestra vida personal y profesional. Se celebrará del 10 al 12 de mayo en nuestro centro de Pedreguer. Para más información, sigue este enlace.

¿Y tú? ¿Qué estupas has visitado? ¿Cuáles añadirías a la lista de las más famosas? ¿Conoces otros simbolismos? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

(Portada: Gemma Sierra)

 

comentarios

  1. Sandra

    Hola Gerardo:
    Gracias por los post me enseñan mucho. Podrías aclararme qué es el árbol de la vida, he entendido que es como la viga que sostiene la estructura o que está como en el medio. Son realmente bellas. Muchas gracias

  2. Gerardo Montes Maroto Autor Post

    Hola, Sandra:
    Gracias por tu comentario. Has entendido bien: el árbol de la vida es la viga central de la estupa. Su tronco es el de un árbol que se elige y tala cuidadosamente para que desempeñe este cometido. Un abrazo.

  3. Elsa

    Estupa de Boudhanath (Katmandú, Nepal)….. me recuerda a mi amiga del alma Carmen , (¡¡ cuantas risas compartidas con los monjes en las escaleras blancas de la estupa !! ) y que bonito momento cuando nos llevaron a visitar a Chogye Trichen Rimpoché en un templo situado en la plaza de la estupa. Mil gracias Gerardo por compartir LA ESTUPA: GUÍA COMPLETA DEL EMBLEMÁTICO MONUMENTO BUDISTA.

  4. Ana Alicia

    ¡Qué interesante! Gracias por el artículo Gerardo. No tenía ni idea de tan rica historia alrededor de la estupa. No he visitado ninguna pero me ha llamado especialmente la atención la Estupa Damek. Deben ser todos lugares con una energía muy especial.
    Elsa, gracias por compartir esas risas.

  5. Gerardo Montes Maroto Autor Post

    ¡Gracias a ti por comentar, Alicia! La estupa de Damek tiene una presencia imponente, y el parque en el que está ubicada es ideal para quedarse un rato admirándola. Un abrazo.