ClickCease Los peligros de la multitarea | Paramita
! DESPIERTA TU POTENCIAL ¡ Teléfono (+34) 965 760 777 secretaria@paramita.org

¿Te suena familiar realizar múltiples tareas simultáneamente, como comer mientras vemos un curso en la computadora, revisamos las redes sociales, planeamos nuestra agenda del día siguiente y hablamos con un ser querido? Pues esto se conoce como multitarea. Actualmente está integrada a nuestras vidas y cuenta con una amplia aceptación social, brindándonos una sensación de efectividad. ¡Aunque lo cierto es que en realidad es una ilusión muy peligrosa y poco estratégica!

En este artículo revisaremos los mitos alrededor de la multitarea, lo que la ciencia ha mostrado sobre ello, la visión de la psicología budista y sus antídotos para lograr ver con mayor claridad nuestra falsa ilusión de efectividad y productividad. Para terminar, nos redireccionaremos hacia estrategias más efectivas que nos traigan mayor satisfacción y mejores resultados.

1. Atención selectiva versus dividida

La atención es el proceso de concentrarse voluntariamente en un aspecto discreto de la información o actividad en desarrollo, filtrando información irrelevante. 

El destacado psicólogo estadounidense William James (1890) escribió: «La atención es la toma de posesión por parte de la mente, en forma clara y vívida, de uno de los que parecen varios objetos o trenes de pensamiento simultáneamente posibles. La focalización y concentración de la conciencia son su esencia» 1 (IN).

Sin embargo, ¡la atención puede ser dividida! Y ocurre cuando se integran en paralelo múltiples estímulos.

La multitarea es justamente lo que experimentamos a diario. Siempre hemos tenido que lidiar con la distracción, principalmente en nuestros tiempos cuando la ciencia y la tecnología crecen exponencialmente. El ritmo frenético de la vida moderna nos ha llevado a vivir en una cultura de desatención crónica por lo que nuestras capacidades atencionales se ven seriamente afectadas. ¡Incluso nuestra propia percepción de la realidad está estrechamente ligada a aquello donde focalizamos nuestra atención!

2. Rompiendo mitos

Sería ideal que la atención fuera ilimitada, pero esto es solo una utopía. Cuando intentamos concentrarnos en múltiples actividades que requieren cierto nivel de procesamiento cognitivo simultáneamente, lo que realmente sucede es que cambiamos de una a otra en intervalos de tiempo muy cortos, prestando menos atención a ambas. 

Es importante saber que esto aplica para ciertos tipos de acciones, no es una generalización, lo que significa que podemos caminar y hablar con la persona que nos acompaña, o escuchar algo de nuestro interés y prepararnos un té, pero difícilmente podremos hablar por teléfono mientras leemos un libro 2, 3 y 4 (IN). 

El mito de la multitarea y del rendimiento en nuestra sociedad –como propone el filósofo Byung-Chul Han 5– se basa en las premisas de que “nada es imposible”, “tú puedes hacerlo todo”, “eres un emprendedor”, “no hay tiempo que perder” y “siempre puedes y debes hacer algo”. Lo cual, desde un ángulo, es totalmente cierto, el engaño está cuando se ve a la luz del siempre “hacer”, “producir” y no a la luz del simplemente “ser”.

Afortunadamente, los neurocientíficos son buenos cazadores de mitos. Han mostrado que cuando las personas interrumpen un trabajo que demanda cierto grado de concentración y tienen que cambiar su atención de un lado a otro, tardan en promedio un 50% más en realizarlo y cometen más errores. De este modo, contrario a lo que se piensa, hacer varias cosas a la vez afecta significativamente el aprendizaje, la memoria y estimula la inconsciencia, dando la ilusión de productividad y perjudicando el rendimiento

3. ¿Qué nos dice la ciencia?

Un equipo de científicos de la Universidad de Stanford llevó a cabo un estudio de multitareas en el que dividieron a los participantes de acuerdo a la frecuencia de uso de múltiples medios. En el grupo de alta frecuencia se encontraban las personas que se implican en varias actividades simultáneas como capturar datos en la computadora, mirar televisión, responder mensajes de texto en redes sociales, etc. Por su parte, el grupo de baja frecuencia solía realizar una actividad por vez.

Paradójicamente, el grupo de multitarea:

 

  • Se mostró menos eficiente en el control cognitivo necesario para ejecutar las actividades propuestas,
  • presentó mayor dificultad para filtrar estímulos irrelevantes de su entorno, y
  • manifestó más dificultades para seleccionar la información relevante para la labor en cuestión. 

En resumen, ¡los multitareas fueron menos productivos! 6 y 7 (IN).

El estudio anterior se suma a una creciente literatura que demuestra que el acceso a más herramientas de información no necesariamente hace que las personas sean más eficientes en sus quehaceres intelectuales. 

Otra investigación 8 (IN) empleó técnicas de imagen cerebral y observó que ocuparse en una cosa a la vez activó ambos hemisferios del cerebro de los voluntarios, pero la corteza prefrontal (CPF)considerada como “la oficina central del cerebro” ya que controla el pensamiento de nivel superior, razonamiento lógico y ayuda a mantener nuestras emociones bajo control–, dividió su trabajo tan pronto como asumió una segunda labor. Esto es, la actividad en el lado izquierdo de la CPF correspondía a una, mientras que el lado derecho se hacía cargo de la otra. Cada lado del cerebro trabajó de forma independiente, persiguiendo su propio objetivo. 

Sorprendentemente, cuando el equipo pidió a otros participantes que realizaran una tercera actividad, ellos olvidaron constantemente una de las anteriores. También cometieron tres veces más errores que cuando realizaban dos actividades 8 (IN).

La comunidad científica hipotetiza que, dependiendo de la dificultad de la acción, es posible realizar actividades duales, pero existen diversos límites como el tipo de trabajo y las partes del cerebro involucradas para su desarrollo. Por ejemplo, escuchar algo de nuestro interés mientras corremos puede resultar más fácil que mientras leemos. Pues, ¿cuál es el mensaje final de este estudio? Realizar tareas simultáneas puede traer más problemas que beneficios.

4. ¡Una cosa a la vez!

Alguna vez has sentido que haces cosas, pero ¿queda el vacío de no haber hecho nada? O, estás comprometido en algo que te interesa como una lectura, pero ¿te distraes y terminas sin entender?

Pues esto pasa porque sobrecargamos nuestro cerebro, queriendo absorber tsunamis de información por segundo sin perder la capacidad de concentración. No somos máquinas, ni vivimos según su lógica. Somos humanos y trabajamos de manera diferente. 

¡Realmente no realizamos múltiples tareas, sino que cambiamos rápidamente entre ellas, causando interferencia y distracción!

Los datos muestran claramente que las personas que realizan múltiples tareas hacen menos, se estresan más y se desempeñan peor que quienes desarrollan una sola.

Una solución potencial para que tus actividades tengan más sentido y significado es ¡hacer una cosa a la vez! En lugar de dividir tu atención, es mucho más efectivo tomar descansos frecuentes entre intervalos de atención sostenida y unidireccional.

5. Antídotos budistas que podemos aplicar

La estrofa 24 del Anapanasmrti Sutra, el discurso del Buddha sobre la atención plena en la respiración, postula lo que podría ser el antídoto contra la multitarea:

(…) cuando el monje inhala largo, entiende: ‘Estoy inhalando largo’ o, cuando exhala largo, entiende: ‘Estoy exhalando largo’; cuando inhala corto, entiende: ‘Estoy inhalando corto’ y cuando exhala corto, entiende: ‘Estoy exhalando corto’. Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar experimentando el cuerpo entero’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, experimentando el cuerpo entero’. Él se entrena de esta manera: ‘Voy a inhalar tranquilizando las formaciones corporales’ y se entrena así: ‘Voy a exhalar, tranquilizando las formaciones corporales’ (…) 

El maestro Thich Nhat Hanh propone en su libro El milagro del mindfulness que la disciplina esencial es vivir en un estado de plena atención. Cuando lavas los platos, por ejemplo, debes tan solo lavarlos, lo cual significa que mientras lo haces eres totalmente consciente de ello

Pero, ¿por qué concentrarse tanto en una sola ocupación a la vez y más aún cuando es tan sencilla? Porque en estos momentos “somos” totalmente nosotros, diferente a cuando simplemente “hacemos”. Seguimos nuestra respiración, conscientes de nuestra presencia, pensamientos y acciones. Y justamente ese estado de plena conciencia impide que nos arrastre la distracción de un lado a otro como una botella zarandeada por las olas.

De igual forma, la monja y maestra Pema Chödron en su libro Como meditar explica que cuando realizamos múltiples tareas y dividimos nuestra mente en diferentes direcciones, en realidad estamos creando nuestro propio sufrimiento, porque estos hábitos fortalecen una fuerte reactividad emocional y pensamiento discursivo.

¡La buena noticia es que con atención plena, podemos despertar de la ilusión, vivir y amar más plenamente. En definitiva, estar presentes y vivos!

Respetados maestros budistas, al igual que el ven. Lama Rinchen Gyaltsen, han propuesto:

  • Estar más en contacto con las motivaciones de nuestras acciones
  • Entrenar la meditación Shamatha, que es el camino al desarrollo de la atención
  • Definir el tiempo de uso del móvil y de la web
  • Enfocarse en un asunto a la vez
  • Cultivar el cuidado, la recolección y la autoconciencia
  • Practicar toda la gama del altruismo la empatía, el amor bondadoso, la compasión y la bodhichitta neutralizando las distracciones y acercándonos a estados de conciencia plena y sabiduría

Citando las palabras del propio ven. Lama Rinchen Gyaltsen: «Con todo ello, avanzamos a nivel logístico y de karma, es decir, el impacto y la fuerza de cada acción es mucho más poderosa cuando todo nuestro ser está presente e invertido en esa tarea».

Vivir plenamente cada instante no solo aumenta nuestra productividad y calidad, también brinda calma y lucidez a nuestro cerebro, y es un medio para transitar el camino a la perfección de la sabiduría.

Si quieres saber más sobre multitarea, ciencia y psicología, te animamos a consultar los siguientes libros y videos.

Libros

Felicidad real en el trabajoLa psicóloga Sharon Salzberg nos presenta ocho pilares fundamentales para un desarrollo personal y laboral sano, basado en equilibrio, concentración, compasión, resiliencia, comunicación, integridad, importancia y conciencia abierta.

El milagro de mindfulness – El maestro Thich Nhat Hanh nos da una explicación y ejercicios para aprender el arte de estar plenamente atentos en cada momento, acercándonos a la auténtica felicidad y sabiduría.

Videos

La multitarea – La filósofa y escritora Elsa Punset explica la multitarea y propone alternativas para fluir mejor con nuestras actividades.

The science behind multitasking (IN) – El Dr. Earl Miller, Profesor del MIT, explica los conceptos erróneos que la gente tiene sobre sus habilidades para realizar múltiples tareas.

What multitasking does to your brain | BBC Ideas (IN) – En la vida, siempre hay mucho que hacer… pero ¿es la multitarea la respuesta? ¿Realmente podemos realizar múltiples tareas? Esto es lo que sucede en nuestro cerebro cuando lo intentamos y por qué la multitarea (en su mayoría) no funciona.

¡Que los disfrutes!

¿Y tú?  ¿Cuál es tu experiencia con la multitarea y cómo afecta la productividad y calidad de tus actividades en el día a día? ¡Cuéntanos en los comentarios!

¿Te interesa algún tema particular abordado en este artículo?

¡Permítenos saber tus opiniones para las próximas entregas!

Lizeth Pedraza (Ngawang Lhamo)

Psicóloga clínica y neurocientífica, investigando los mecanismos neurobiológicos de la memoria y los marcadores neuronales de diversos trastornos neuropsiquiátricos como el trastorno de estrés postraumático. Buscadora en el camino hacia el despertar.