! DESPIERTA TU POTENCIAL ¡ Teléfono (+34) 965 760 777 secretaria@paramita.org
el silencio del buda portada
Cómo un dios, un nudista y cinco ascetas rompieron el silencio del Buddha

Publicado: Jul 10, 2018

 

Fue chocante. El Buddha, tras iluminarse, declaró que su descubrimiento era inefable, y decidió permanecer callado. Siete semanas después, un dios, un yogui nudista y cinco ascetas lograron hacerle hablar. Al mismo tiempo, también revelaron el auténtico propósito del silencio del Buddha: enseñarnos cómo pedirle enseñanzas.

El dios que se preocupó

El relato

El dios Brahma había vislumbrado la envergadura de la Iluminación del Buddha, y aquel silencio lo había conmocionado. El mundo no debía perder la oportunidad de escuchar sus enseñanzas. En un instante, Brahma se apareció ante el Buddha y, ofreciéndole una rueda de oro, le rogó:

¡Levántate, oh Héroe, Vencedor, Caravanero,
el Sin Deudas, y vaga por el mundo!
¡Que el Sublime enseñe el Dharma!
Habrá quienes lo comprenderán.

El Buddha respondió:

Brahma, a los seres de Magadha
dotados de inteligencia, fe y la facultad de oír,
que no dañen a otros y tengan una inclinación estable al Dharma,
les abriré el acceso a la ambrosía.

Satisfecho, Brahma rindió homenaje al Buddha y desapareció.

¿A quién podía enseñar? El Buddha pensó en sus dos antiguos maestros de meditación, pero ambos habían fallecido. Entonces recordó a los cinco ascetas con los que había practicado austeridades durante seis años. Ellos le comprenderían. El Buddha se levantó y emprendió el camino hacia Benarés.

La enseñanza

La rueda del Dharma

El mundo estaba preparado para escuchar las enseñanzas del Buddha. Y Brahma —la hasta entonces cumbre de la existencia— había hecho de portavoz de todos los seres. Para ratificarlo, Brahma hizo dos cosas que rompieron el silencio del Buddha y hoy son condiciones indispensables para recibir una enseñanza: ofrecer y pedir.

Ambas reflejan interés por aprender. Ofrecer algo, por pequeño sea, indica que valoramos las enseñanzas más que a una pertenencia. Pedir enseñanzas, sin embargo, indica algo aún más difícil: que las valoramos más que a nuestra orgullosa autosuficiencia.

La curiosidad

Los budistas hemos conservado el simbolismo de este episodio hasta la actualidad. Antes de recibir enseñanzas de un maestro, le ofrecemos un mandala —una representación simbólica del universo— y recitamos una petición. Como entonces, el énfasis no está en el ritual, sino en expresar nuestro aprecio con la mejor voluntad.

Y ahora, volvamos al Buddha.

El nudista que no preguntó (lo suficiente)

El relato

upaka rompe el silencio del BudaSolo un hombre interrumpió su peregrinación hacia Benarés. Se llamaba Upaka, y era un yogui nudista.También fue el primer humano que rompió el silencio del Buddha. Tras verlo, Upaka le dijo: “Amigo, tus facultades son serenas, tu semblante es puro y claro. Amigo, ¿por quién has renunciado? ¿Quién es tu maestro? ¿El Dharma de quién profesas?”. El Buddha le respondió en verso:

Soy uno que ha trascendido todo, un conocedor de todo,
inmaculado entre todas las cosas, renunciando a todo,
liberado por la destrucción del deseo. Habiendo comprendido todo esto
por mí mismo, ¿a quién debería señalar como mi maestro?

No tengo maestro, y nadie como yo
existe en el mundo
con sus dioses,
porque 
no tengo homólogo.

Soy el Victorioso en el mundo.
Soy el Maestro Supremo.
Soy el único Completamente Iluminado,
cuyos fuegos están apagados y extinguidos.

Voy a la ciudad de Kāsi
a poner en movimiento la Rueda del Dharma.
En este mundo que se ha vuelto ciego
haré sonar el tambor de lo Inmortal.”

Ante semejante despliegue, Upaka dijo: “Por lo que afirmas, amigo, debes ser un Conquistador Universal”. El Buddha, de nuevo en verso, confirmó su razonamiento:

Los conquistadores son aquellos como yo,
que han logrado la destrucción de las faltas.
He derrotado todos los estados malvados
por lo que, Upaka, yo soy un conquistador.

“Que así sea, amigo”, se limitó a responder Upaka. Ambos prosiguieron sus caminos en silencio.

La enseñanza

Aunque el Buddha ya estaba dispuesto a enseñar, Upaka solo le pidió las credenciales. Upaka no tenía el suficiente interés como para pedirle una enseñanza. Y el Buddha, por supuesto, no se impuso.

Aquel encuentro nos legó otra clave para recibir enseñanzas. Charlar con un maestro no es suficiente. Tenemos que preguntarle explícitamente. Para surtir efecto, el Dharma requiere una mente abierta. Formular una pregunta no solo lo demuestra: también avisa de que estamos dispuestos a escuchar la respuesta.

La curiosidad

No todo estaba perdido para Upaka. Su interés en el Dharma se despertó más tarde, tras un matrimonio fallido con la hija de un cazador. Entonces buscó al Buddha, se hizo monje y —esta vez sí— le pidió enseñanzas. Una vida después, logró la Liberación.

Volvamos, una vez más, al Buddha.

Los cinco ascetas que acertaron

El relato

inicio de enseñanza de budaTras el encuentro con Upaka, el Buddha llegó a Sarnath, cerca de Benarés. Allí, en el Parque de los Ciervos, los cinco ascetas vieron cómo se les aproximaba su antiguo compañero, y acordaron no rendirle homenaje. Meses atrás, el Buddha había abandonado aquella lacerante y estéril metodología y, al verle comer, los ascetas lo habían rechazado como su maestro.

Ahora, sin embargo, cuando el Buddha estaba más cerca, los cinco rompieron silenciosamente su pacto y lo recibieron con cordialidad, preparándole un asiento y agua para lavarse. Pero aún perduraba cierta duda: para romper el silencio del Buddha lo llamaron “amigo Gautama”. Entonces el Buddha les dijo:

“Monjes, no me llaméis por mi nombre, ni diciendo ‘amigo’. Monjes, el Tathāgata es un Victorioso, un Completamente Iluminado. Monjes, escuchad: he alcanzado lo Inmortal. Yo os instruiré. Yo os enseñaré el Dharma.

Practicando de acuerdo a la instrucción, realizando por vosotros mismos aquí y ahora mediante conocimiento directo, pronto entraréis y moraréis en la meta suprema de la vida santa por la que los hijos de familia correctamente abandonan el hogar por el no hogar.”

Acto seguido, los ascetas le replicaron:

“Amigo Gautama, […] ahora que vives en la abundancia, que has abandonado el esfuerzo, que has regresado a la vida lujosa, ¿cómo has podido lograr un estado superior al humano, una distinción con respecto a la visión y al entendimiento digna de los Nobles?”

El Buddha negó vivir entre lujos y repitió las palabras con las que los había saludado (“Monjes, el Tathāgata es un Victorioso, un completamente Iluminado…” ). Los ascetas, incrédulos, preguntaron dos veces más, y el Buddha contestó repitiendo sus palabras de saludo. Al terminar, añadió:

“Monjes, ¿alguna vez me habéis oído hablar de esta manera?”

“No, Venerable Señor”, respondieron. Y entonces ocurrió: El Buddha les dio su primera enseñanza, el Discurso de la puesta en movimiento de la Rueda del Dharma. Días después, y tras un segundo discurso, los cinco exascetas lograron la Liberación.

La enseñanza

Ahora sí. Los ascetas le habían hecho una ofrenda y le habían formulado —¡tres veces!— una pregunta. Sin embargo, no recibieron la enseñanza hasta que añadieron un último y crucial detalle: el respeto. Referirse al Buddha como “Venerable Señor” (y no como “amigo”) lo convertía en su maestro, alguien de verdadera confianza.

Hoy en día, tratar con respeto a los maestros expresa nuestro aprecio por las enseñanzas que representan. Por eso los tratamos de “usted”, les abrimos la puerta y les hacemos postraciones. Al fin y al cabo, son nuestra conexión directa con el Buddha, tanto el histórico como —aún más importante— el interno.

La curiosidad

El Buddha, en una vida anterior, había ofrecido su cuerpo a una tigresa famélica para que pudiera alimentar a sus cinco crías. Las penalidades de la vida animal debieron dejarles huella, porque aquellos cinco cachorros, por las vueltas que da la vida —o la existencia cíclica— reencarnaron como los cinco ascetas que, tras conocer al Buddha, lograron la Liberación en un par de días.

Y terminado el silencio del Buddha…

A partir de aquel momento, había comenzado su andadura. Y, como todas las grandes historias, había surgido del interés y la apertura, manifestados como una simple, sincera y respetuosa pregunta: “¿Cómo me convierto en un Buddha?”

Y a ti, ¿qué te parece el silencio del Buddha? ¿Te parecen lógicos los requisitos para recibir sus enseñanzas? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Próximos eventos 

« septiembre 2022 » loading...
LMXJVSD
1
2
3
4
5
6
7
8
9
1
2
Lun 26

Meditaciones guiadas en directo

26 septiembre a 19:30 CEST
Mar 27

Meditaciones guiadas en directo

27 septiembre a 19:30 CEST
Mié 28

Meditaciones guiadas en directo

28 septiembre a 19:30 CEST
Jue 29

Meditaciones guiadas en directo

29 septiembre a 19:30 CEST
Vie 30

Meditaciones guiadas en directo

30 septiembre a 19:30 CEST

38 Comentarios

  1. CEstudios

    Muchas gracias…

  2. Gerardo

    De nada Neyoni, gracias a ti por leer.

  3. Paula

    ¡Gracias Gerardo! muy interesante. Me han surgido dudas al leerlo:

    En una enseñanza de Trinley Rinpoche nombró a un dios que era el dios teísta que conocemos pero no recuerdo el nombre, ¿es Brahma?

    ¿Cuáles son los atributos que deberían tener los mandalas que ofrecemos? Me surgen muchas dudas en este sentido. Entiendo otras ofrendas por el simbolismo como las de Tara, pero ¿cuál es la utilidad del mandala?

    Por lo que tengo entendido el ofrecimiento de kata es que te den sus bendiciones, pero me parece un gesto como muy egoista; ¿tiene algo también de ofrecieminto hacia el maestro? Como de reconocimiento de lo que las enseñanzas significan para nosotros similares a las del mandala o, ¿cuál es el simbolismo tras el ofrecimiento de kata?

    ¡Gracias por tus artículos!

  4. Paula

    *ofrecimiento

  5. Paula

    *Trinlay Rinpoche

  6. Gerardo

    Hola Paula:
    Gracias a ti por leer y tus preguntas. Te respondo en orden:

    1) Sí, en términos generales, Brahma sería el equivalente hindú al Dios judeocristiano.
    2) El mandala es una representación simbólica del universo. En cuanto a los detalles, tenemos que imaginar que creamos el universo más perfecto, abundante y bello posible. Su función, por lo tanto, es ser la mayor ofrenda concebible hacia los Budas.
    3) Ofrecemos una kata (una bufanda tradicional tibetana de color blanco), tras recibir enseñanzas de un maestro, para recibirle o despedirle, como ofrenda de agradecimiento. El simbolismo es que la kata representa la pureza de nuestra mente, así que le estamos ofreciendo lo mejor de nuestro ser. La costumbre es que los maestros la toman (y por lo tanto completan tu karma de generosidad) y te la devuelven, pero esta vez cargada de bendiciones.

    ¡Un saludo!

  7. Mapi

    Muchas gracias, Gerardo.
    Me ha parecido un texto precioso y una enseñanza profunda y valiosa.
    La tendré en cuenta, cuando tenga preguntar o pedir una enseñanza específica al Lama. 🙏

  8. Gerardo

    De nada Mapi, me alegro que lo hayas disfrutado y te haya resultado útil.

  9. myriam

    Gracias Gerardo, me ha nutrido mucho el texto y gracias a la pegunta de Paulajc ahora comprendo mejor el acto de la cata.
    Un abrazo, se feliz!

  10. Gerardo

    Hola Myriam, gracias a ti por tu interés y por escribir. ¡Un abrazo!.

  11. Ana

    Gracias Gerardo muy instructuvo , a destacar el apartado de saber preguntar y saber escuchar la respuesta .
    Hasta pronto, que tengas un feliz dia.

  12. Gerardo Montes Maroto

    De nada Rosalia, a ti por tu interés. Feliz día a ti también.

  13. namaster

    ME GUSTA LEER TUS TXT GRacias

  14. Gerardo Montes Maroto

    De nada namaster, gracias a ti por tu interés y tus palabras.

  15. pity

    Gracias Gerardo por otro artículo tan interesante! Me parece que haces una labor muy bonita y se nota que pones el corazón en cada palabra.Gracias de nuevo.

  16. Gerardo Montes Maroto

    De nada, Pity, muchas gracias a ti por comentar 🙂
    Me alegro de que lo hayas disfrutado. Un abrazo.

  17. adriana43

    Muchas gracias Gerardo ! Por este en especial y todos los aportes son realmente enriquecedores! Un abrazo a todos y en especial a nuestro Maestro Lama Rinchen el cual nos ayuda a poder ir decidiendo el camino hacia nuestra verdadera naturaleza. Es muy esclarecedor escuchar de el las Enseñanzas!

  18. adriana43

    Quince poner decorando.

  19. adriana43

    El corrector no es bueno je ..decifrando

  20. Gerardo Montes Maroto

    ¡De nada, Adriana! Gracias a ti por comentar 🙂 Y coincido contigo: somos muy afortunados de contar con Lama Rinchen y sus enseñanzas. Un abrazo.

  21. Juliana

    Un Maestro es para mi alguien que me transmite las palabras de Buda y que tiene la generosidad de guiarme en el camino hacia la iluminación. No sabía que había que ofrecer un mandala antes de las enseñanzas y me parece una práctica muy hermosa y lógica, al igual que las postraciones, las ofrendas y el respeto. Muchas gracias Venerable Damcho. De verdad gracias por todo, al estar tan lejos de ustedes uno tiende a sentirse un poco desesperanzado por no poder preguntar …. pero tal vez algún día se pueda reunir el mérito suficiente para poder hacerlo …

  22. Juliana

    o tal vez aprender cómo se hace……

  23. Damcho

    ¡Gracias a ti por el comentario, Juliana!
    En la práctica de Tara con mantras que hacemos los domingos se incluye una ofrenda de mandala, y allí suelen explicar brevemente cómo se hace 🙂 ¡Un abrazo!

  24. Juliana

    Gracias por su respuesta Ven Damcho.. pero a lo que me refería era que tenía que aprender cómo preguntarle a Buda ( y a ustedes) mis dudas con respecto a la práctica … porque es difícil para mi ser asertiva en eso y hacerme entender jejejje.. En cuanto El ofrecimiento del Mandala lo hago siempre anexo a la práctica de la siete ramas al iniciar cualquier Sadhana.. lo que no sabía era que había que hacerlo antes de recibir enseñanzas……….. antes lo hacía con otro Mudra que aprendí con los Kagyu pero la manera como lo hacemos en Paramita me parece hermosa , menos complicada y con la síntesis de la tierra percibida como una tierra pura de Buda entre nuestras manos…. lo que yo recitaba hasta ahora era así: os ofrezco esta base con flores y ungida de incienso, con el Monte Meru, los cuatro continentes el sol y la luna percibidos como una tierra pura de Buda. Aceptad por favor los objetos de mi apego, odio e ignorancia, a mi amigo, enemigo y desconocido así como mi cuerpo y posesiones que sin sentimiento de pérdida os ofrezco. Por favor bendecidme para liberarme de los tres venenos mentales.. Idam Guru Ratna Mandalakam Niriatayami….. Pero creo que es exactamente lo mismo…… En cuanto a la práctica de Tara desde que estoy haciéndola con ustedes estoy intentando copiar los mudras de las ofrendas que me parecen bellísimos.. no es fácil.. pero creo que unos años lo lograre. jje. abrazos y gracias.

  25. Cesar Edibaldo

    Muchas Gracias, me parece de mucha enseñanza, nos recuerda lo importante que es dirigirse con respeto a nuestros maestros.

  26. Om Adriana

    Pura misericordia este medio de comunicación. Y sin duda cuando el alumno está listo, el Maestro aparece. BUDHA, mantuvo silencio. Sin duda, es innegable la enseñanza de la humildad ante lo inconcevible.B de la misma manera estamos ante la misma situación, la humildad, el Respeto ante lo Divino, ( Lama Rinchen) que es en este momento Quien transfiere las enseñanzas de forma diáfana, el Dios que le dice que entregue su experiencia a Budha….. Es tan grandioso Todo que es imposible con nuestra mente de ormiga ver la dimensión de semejante misericordia, y caer de rodillas humildemente. Reverencias postradas a todos. Gracias gracias gracias

  27. Gisela Angela

    🙏Gracias🙏💫🌼💕

  28. Marián

    Gracias Gerardo, gracias a todo el equipo Paramita y a Lama Rinchen! Bendiciones dese Mar del Plata, Argentina!

  29. Andrea

    Muchisimas gracias Venerable Damcho Gyaltsen por esta enseñanza tan inspiradora ! Saludos desde Francia

  30. Monchi

    Muchas gracias por compartir un texto tan bonito, donde hay tantas enseñanzas, una de ellas, cómo todo lo que se hace tiene sus efectos, a través de las historias de los primeros que escucharon las enseñanzas. Me ha encantado cómo cuenta la manera en que hay que dirigirse a los maestros, ya que son como el símbolo de las enseñanzas mismas. El significado del ofrecimiento del kata, ¡qué interesante!
    Y la importancia de hacer preguntas, sí, muestra una mente despierta y con interés.

    Muchísimas gracias Gerardo, al grupo Paramita por el trabajo tan maravilloso que hacéis y al Venerable Lama Rinchen por explicar las enseñanzas como lo hace. Saludos desde Los Molinos, Madrid

  31. Tomás

    Muchas gracias interesante, lo del yogui nudista nunca lo había escuchado. Saludos y muchos Tashi Delek

  32. Eva

    Gracias Venerable Damcho, por guiarnos con estos textos inspiradores.
    Gracias

  33. lalomarsili

    gracias por compartir y también aprovecho para agradecer por acá tu guía en las meditaciones semanales por youtube, estoy empezando a generar mas constancia.

  34. elena

    Muchas gracias por este bello e inspirador artículo.

  35. Alba Luz

    Gracias por ese bello mensaje. soy nueva en la búsqueda del camino espiritual y agradecería si alguien me puede explicar que diferencia hay entre Buddha y Adiyogui o Shiva. Muchas gracias.

  36. Morena

    Qué hermosas enseñanzas!
    Soy dichosa al haberlos encontrado a uds. Paramita y a Lama Rinchen.
    Gracias, gracias, gracias.

  37. Carmen__Serrano_Alvarado_

    HOLA. soy una persona que empiezo a leer estas enseñanzas por lo que aun no comprendo. Tengo una duda si en las enseñanzas de las 4 grandes verdades dice que hay que descartar el «YO» o el EGO. Entonces como es que a un monje o buda se le debe reverenciar y el mismo buda se ensalza el mismo y dice por mis virtudes, aduciendo a su ego no es contradictorio?

Enviar un comentario

Otras publicaciones que podrian interesarte

La anhelada visita de nuestros maestros

La anhelada visita de nuestros maestros

¿En algún momento has percibido un llamado interno que te ha motivado a buscar incansablemente el camino espiritual? Cuando encuentras ese algo, descubres que no estás solo –que hay personas con las mismas o similares inquietudes que tú– y, por sobre todo, que existen maestros generosos dedicando su vida para brindarte las herramientas necesarias para [...]

leer más
Introducción a las Paramitas

Introducción a las Paramitas

En el budismo es importante la noción y práctica de la virtud, tanto fuera del cojín como en las sesiones de meditación, pero ¿te has planteado alguna vez cuáles son las virtudes budistas? De entre todas ellas se enfatizan las seis paramitas –virtudes o perfecciones trascendentales–. Cuando recibí su enseñanza la primera vez me pregunté: [...]

leer más