! DESPIERTA TU POTENCIAL ¡ Teléfono (+34) 965 760 777 secretaria@paramita.org
El Buddha de la Compasión

Publicado: Jul 10, 2022

Avalokiteshvara –Chenrezig en tibetano– es el Buddha de la Compasión. Etimológicamente significa “el señor que mira hacia abajo, que aprecia y toma en cuenta a todos los seres”. También conocido como Padma Pami, el que sostiene la flor de loto.

1.  Avalokiteshvara: Buddha de la Compasión

a)  ¿Un buddha o un bodhisattva?

En algunos lugares leemos que Avalokiteshvara es un buddha y en otros un bodhisattva ¿por qué? 

Dentro del budismo majayana se distingue entre el paramitayana y el vajrayana. Desde el punto de vista del paramitayana, Avalokiteshvara representa al más popular de los ocho bodhisattvas principales. Aparece, por ejemplo, como discípulo del Buddha Shakyamuni en El sutra del corazón. Motivado por la compasión, hizo el gran voto de escuchar y atender los ruegos de todos los seres sensibles en momentos de dificultad y posponer su propia budeidad hasta haber ayudado a cada ser sobre la tierra a alcanzar el nirvana. Pero visto desde el vajrayana, Avalokiteshvara es un buddha completamente iluminado con sus cualidades resultantes –enfatizando la compasión–.

b)  Los tres cuerpos del Buddha

Sin profundizar en la filosofía que lo sustenta, al principio hay aspectos que nos cuesta entender desde una mente dual y aferrada a conceptos. Según el majayana, el Buddha tiene tres cuerpos –kayas–, lo que no quiere decir que sean tres entidades independientes. Una analogía para ver la relación entre los tres kayas podría ser contemplar la relación del cielo con las nubes y la lluvia.

Todos los buddhas tienen acceso al estado de budeidad o cuerpo sin forma de la verdad, dharmakaya. Dependiendo del nivel del practicante –y no antes del décimo bhumi–, sus votos, cualidades, etc., el Buddha absoluto manifiesta un cuerpo de luz y gozo, sambhogakaya, que expresa emanaciones en cuerpos físicos con forma, nirmanakaya, tal y como los percibimos cotidianamente con una mente ordinaria.

Estatua de Sachen Kunga Nyingpo en la Fundación Sakya

Así, Avalokiteshvara sería una manifestación del sambhogakaya, mientras que, por ejemplo, Sachen Kunga Nyingpo –primer fundador de la Tradición Sakya–, Gurú Rinpoché o S. S. el Dalái Lama son considerados emanaciones de Avalokiteshvara en forma de nirmanakaya, para que los humanos podamos avanzar en el camino.

Estatua de Gurú Rinpoché en la Fundación Sakya

Pensemos que, motivados por la compasión, los buddhas pueden aparecer en cualquier forma para beneficiar a los seres, en función de su intelecto y necesidades kármicas, sea como humanos, en forma de libro, una figura de Buddha, un animal o un puente. Especialmente los buddhas emanan figuras búdicas para ser representaciones de aspectos de la budeidad, por ejemplo, Avalokiteshvara, la compasión, o Mañyushri, la sabiduría.

Si estos conceptos te resultan nuevos o confusos, a mí me ayuda, y quizá a ti también, reflexionar e investigar sobre la ‘verdad’ de todas las apariencias y sobre cómo surgen las cosas –y conceptos– en nuestra actividad mental. ¿Con qué nivel de confianza imputamos ‘realidad’ a las experiencias y creencias que surgen en la mente?

2.  La importancia de la compasión

La compasión debería ser la motivación genuina de la práctica. Es esencial al principio, durante y al final del camino. Y así lo resume Chandrakirti en el Madhyamakavatara. “La compasión, por sí sola, es la primera semilla para la abundante cosecha de la budeidad. También es el agua de su crecimiento. Y, por último, es lo que madura como un estado de gozo duradero. Por lo tanto, desde el principio, comienzo alabando a la compasión”.

También allí se dice que la compasión es lo más importante porque de ella y de la sabiduría nacen los bodhisattvas, y de estos nacen los buddhas, por lo que sin compasión no habría buddhas ni enseñanzas.

Tras las cuatro reflexiones que giran la mente hacia el Dharma, la compasión aparece desde el principio del entrenamiento a través de los cuatro pensamientos inconmensurables: amor, compasión, regocijo y ecuanimidad. 

Definimos la compasión como el “deseo genuino de que todos los seres estén libres del sufrimiento y las causas del sufrimiento”. Y todos son todos, no solo nuestros preferidos, amigos y vecinos, sino todos los seres de todos los reinos de todos los tiempos. No solo los que ahora mismo sufren, sino los que se enredan en las causas del sufrimiento futuro. Lo mejor sería darles el néctar del Dharma que corta de raíz la razón del sufrimiento –ignorancia, aferramiento, aversión– y para ello nos entrenamos.

En el primer giro de enseñanzas, el Buddha presenta las cuatro nobles verdades: la verdad del sufrimiento, las causas de ese sufrimiento, el cese de las causas y el camino que nos lleva al logro total. Desde esta perspectiva, al principio del camino, cuando hay comprensión de estas verdades, se dice que la compasión nace de la renuncia. Todos estamos de alguna manera en esa rueda de sufrimiento. Como principiantes, la compasión nace de ver, sentir y comprender nuestro sufrimiento y el de los otros.

Desde la perspectiva del segundo giro del Dharma, la compasión se cultiva con la visión de falta de existencia inherente de uno mismo y los fenómenos. Y desde el tercer giro, la compasión está presente en la naturaleza búdica –temporalmente obstruida, velada– y se va manifestando como (ya) es a lo largo del camino.

Hay muchos seres con tanto sufrimiento burdo que es lo único que consideran como tal, pero en función del estado de conciencia existen distintos niveles de sufrimiento y de compasión, aunque como principiantes debemos entrenarnos en el primer tipo.

   Niveles de sufrimiento   Niveles de compasión
   Sufrimiento del dolor y el cambio   Enfocada en los seres que sufren
   Sufrimiento de la existencia condicionada   Enfocada en los agregados
   No sufrimiento   Compasión sin enfoque (sin objeto)

La compasión aquí no es ‘padecer con’ el otro, no solo es ver el sufrimiento y querer ayudar, debe ir acompañada de sabiduría. Ambas –sabiduría y compasión– son como las dos alas de un pájaro. El camino espiritual es elevar compasión –método, mérito– y sabiduría. La compasión, como el amor, debe discernir. Compasión sin discriminación no es compasión sin discernimiento.

La gran compasión no se enreda sentimentalmente ni es angustia o lamento porque está dotada de la sabiduría que comprende cómo y porqué se sufre, dándonos la capacidad para actuar de una manera realista y efectiva 

Lama Rinchen Gyaltsen, curso “Las Tres Visiones”

La compasión se vuelve mucho más fuerte cuando te das cuenta de la vacuidad, que es nirvana y, de ese modo, reconoces que la raíz del sufrimiento de los otros, en realidad, puede ser eliminada. De lo contrario, si sientes que ese sufrimiento es ineludible, simplemente te sientes triste, diciendo “¡qué lástima!”

S. S. el Dalái Lama

3.  ¿Qué representa su imagen-forma?

A nuestro nivel, la imagen es un medio hábil para entrenarnos, tener presentes diferentes cualidades o aspectos del camino espiritual que necesitamos comprender y alcanzar para una verdadera transformación. 

Arriba, en la primera imagen, Avalokiteshvara aparece de color blanco resplandeciente, representando la pureza. Tiene cuatro brazos que simbolizan los cuatro pensamientos inconmensurables. Los adornos –corona, pendientes, collar, pulsera, cinturón, tobilleras– son las seis paramitas. Su mano derecha sostiene un mala que simboliza la compasión –el método–; y la izquierda, una flor de loto que representa la sabiduría –joya en el loto, Mani Padme–. Sus otras dos manos están unidas a la altura del corazón y sostienen la joya –Chintamani– que concede los deseos y lo transmuta todo; representa el altruismo perfecto y la bodhichitta.

«Como elixir supremo de los alquimistas, toma este cuerpo impuro y lo transforma en el cuerpo inestimable y valioso de un buddha. ¡Asid, pues, firmemente la bodhichitta!». (Shantideva. 2008. La práctica del bodisatva, Alicante. Ediciones Dharma, p. 54).

Atendiendo a la fuerza y determinación de su voto y promesa de ayudar a todos, se dice que Amithaba le dio cuatro, ocho, mil brazos, once cabezas… así existen otras formas del Buddha de la Compasión:

  • Avalokiteshvara de Mil Brazos: la forma más elaborada que personifica la compasión ilimitada. Tiene once cabezas y mil brazos con los que desarrolla sus inconcebibles actividades iluminadas.
  • Avalokiteshvara Singhanada: la forma conocida como “Rugido del León”. Es afamada por su poder sanador y pacificador. 

4.  El mantra de seis sílabas

Aunque la sadhana solo debe practicarse después de recibir la iniciación de un maestro cualificado, el mantra de Avalokiteshvara puede recitarse libremente. Seguramente es el más recitado del mundo y es fácil pensar que constantemente se está haciendo, por lo que nunca deja de sonar.

Recitando el mantra invocamos sus cualidades, establecemos un vínculo kármico, puede ser objeto de enfoque para shamatha y también protegemos la mente, que es el significado preciso de “mantra”.

  • OM: Cuerpo, palabra y mente impura del practicante y la mente pura del Buddha.
  • MANI: Joya. Simboliza el método, el altruismo y la gran compasión.
  • PADME: Loto. Representa la sabiduría.
  • JUM: Unidad indivisible de método y sabiduría. Realización de las cinco sabidurías.

También llamado el mantra de las seis sílabas, puede relacionarse con las seis paramitas, los seis reinos de existencia, etc.

5.  La práctica

El agua de la compasión debe fluir por el canal creado por el amor

Buddha

Si habitualmente solo pensamos en nosotros mismos y a través de nuestros filtros, si tenemos tantos pensamientos negativos sobre otros y sus modos de actuar, si somos tan infantiles y caprichosos… ¿cómo vamos a ser, de repente, compasivos con todos los seres cuando tantas veces no lo hemos sido con nosotros mismos ni con los seres cercanos?

a)  Prerrequisito a la compasión

Igual que un médico ha de tener conocimiento y recursos para poder curar, así nosotros debemos tener las condiciones para poder ayudar eficazmente. Cuando intentamos ayudar a otros, muchas veces tratamos de imponer nuestro criterio, decidir por ellos, lo hacemos a la espera de un reconocimiento o simplemente porque no podemos tolerar el dolor que nos produce. Es fácil desanimarse o “quemarse” (burnout) en esa ayuda. Necesitamos resiliencia y alegría, por eso es muy importante, antes de practicar la compasión, entrenar en amor bondadoso de modo progresivo, acompañado de cierto desarrollo de las otras paramitas. 

El deseo no es ayudar a otros en orden a salvarlos, sino empoderarles y darles los recursos necesarios, estar disponibles para el crecimiento y paz de los demás. Khenchen Appey Rinpoché destaca la importancia de un maestro espiritual que nos guíe del modo más adecuado para que nosotros podamos desarrollar esa práctica. (Khenchen Appey Rinpoché. 2017. Enseñanzas sobre Iluminando el Legado del Sabio, Marina Alta. Fundación Sakya).

b)  La progresión

El amor bondadoso, la empatía y la compasión nos acercan al altruismo y son un gran antídoto frente al egocentrismo, el autoaferramiento, la obsesión con uno mismo. Hay que tener claro que la práctica –estudio, reflexión, meditación– trata de cultivar un estado interno, una disposición –un corazón abierto–, y empezamos donde estamos, con nosotros mismos –autocompasión–, con las personas cercanas, luego con las neutrales hasta incluir a todos los seres. 

Cuanta más claridad y confianza pongamos en la práctica, mayores serán sus beneficios. Los maestros enfatizan los cuatro aspectos que debe tener la aspiración: deseo, decreto, resolución –compromiso– e invocación –súplica–.

c)  ¡Tantas oportunidades!

Por otra parte, a medida que nos familiarizamos con la compasión, esta es muy ‘portátil’ para la vida cotidiana porque constantemente tenemos oportunidades de traerla a la mente. No hay excusa: al escuchar a alguien, al ver las noticias, ante el sufrimiento de otros, cuando alguien te habla mal, te minusvalora, te insulta, etc., se nos está presentando una preciosa oportunidad para entrenar un corazón compasivo.

Poco a poco, la práctica de la compasión nos abre a la bodhichitta y a sus prácticas más exigentes –igualdad e intercambio– hasta entender a través de la experiencia al gran Shantideva. «Toda la felicidad de este mundo viene de desear la felicidad para los demás. Todo el sufrimiento de este mundo viene de desear la propia felicidad». (Shantideva, 2008, 146).

Hemos reflexionado sobre la práctica inicial y común de la compasión. Para prácticas más avanzadas, este verano tenemos una oportunidad única y valiosa de recibir iniciaciones y enseñanzas sobre Avalokiteshvara, donde SS. SS. Gongma Trichen y Sakya Trizin 42 nos introducirán en un sistema integral de meditación formal y también en los yogas de la vida diaria con los que lograr la completa iluminación.

Te invitamos a este bellísimo periodo que dará comienzo el 17 de agosto en el Centro Budista Sakya (Alicante). ¡No te lo pierdas!

Muchas gracias a ven. Damcho Gyaltsen por las aportaciones sobre otras formas de Avalokiteshvara.

Juan Carlos Sánchez Ceballos

Compositor, letrista, guitarrista. Bajo el pseudónimo «Carlos Chaouen» ha publicado 9 discos y colaborado con distintos artistas de la canción de autor, el rock o el flamenco. 

Licenciado en Psicología.  Máster en Intervención Psicoterapéutica Cognitivo-Social.  Instructor de meditación.   Estudiante de filosofía y meditación budista.

Próximos eventos 

« septiembre 2022 » loading...
LMXJVSD
1
2
3
4
5
6
7
8
9
1
2
Lun 26

Meditaciones guiadas en directo

26 septiembre a 19:30 CEST
Mar 27

Meditaciones guiadas en directo

27 septiembre a 19:30 CEST
Mié 28

Meditaciones guiadas en directo

28 septiembre a 19:30 CEST
Jue 29

Meditaciones guiadas en directo

29 septiembre a 19:30 CEST
Vie 30

Meditaciones guiadas en directo

30 septiembre a 19:30 CEST

19 Comentarios

  1. Tita

    Excelente artículo, me ayudó a comprender mejor la progresión de la práctica y cultivo de la compasión, del camino. Me quedo con la importancia de comprender la diferencia entre discriminar y discernir. Gracias!

  2. Rocío

    Mil gracias Juan Carlos por tan clara explicación.

  3. Clara

    Me gustaría saber más sobre los tres cuerpos búdicos.
    También quisiera saber si su SS el Dalai Lama reconoce ser una emanación del Buda/Bodhisatva de la compasión.
    Muchas gracias.

  4. Lola

    Gracias porque me ha ayudado a comprender un poco más. Precisamente hoy he leído el sutra del diamante y está tan lleno de sabiduría….

  5. Rosa

    Gracias por esta magnífica aclaración Juan Carlos.

  6. Jamyang

    Muchas gracias hermoso artículo

  7. Ngawang

    Muchisimas gracias Carlos por tu precioso articulo. Un super mega Dharma-abrazo

  8. Juana

    Gracias Carlos por este precioso artículo y nueva motivación. Un abrazo

  9. Jaime

    Gracias por el artículo!

  10. maria jesus

    Juan Carlos! Muchas gracias por el artículo y tu música!

  11. Marcela

    Muchas gracias por la claridad y las enseñanzas. Hay mucho para reflexionar y aprender.

  12. Juan Carlos

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!
    Abrazos.

  13. Ricardo

    Muchisimas graciaassssss estoy muy contento

  14. Karla

    Me gusto mucho el artìculo, gracias! =)

  15. lola

    Muchísimas Gracias. Muy útil. No tiene desperdicio.

  16. Alexander

    Gracias 🙂

  17. Claudia

    Excelente,muy claro todo,hay mucho por aprender.👏👌

  18. Paola

    Muchas gracias Carlos ,desde el corazón nos has mostrado y enseñado otra forma de conocer y comprender a nuestro Buda de la Compasión Avalotishvara

  19. Luis Guillermo

    Excelente Juan Carlos. Gracias

Enviar un comentario

Otras publicaciones que podrian interesarte

La anhelada visita de nuestros maestros

La anhelada visita de nuestros maestros

¿En algún momento has percibido un llamado interno que te ha motivado a buscar incansablemente el camino espiritual? Cuando encuentras ese algo, descubres que no estás solo –que hay personas con las mismas o similares inquietudes que tú– y, por sobre todo, que existen maestros generosos dedicando su vida para brindarte las herramientas necesarias para [...]

leer más
Introducción a las Paramitas

Introducción a las Paramitas

En el budismo es importante la noción y práctica de la virtud, tanto fuera del cojín como en las sesiones de meditación, pero ¿te has planteado alguna vez cuáles son las virtudes budistas? De entre todas ellas se enfatizan las seis paramitas –virtudes o perfecciones trascendentales–. Cuando recibí su enseñanza la primera vez me pregunté: [...]

leer más